Última hora
This content is not available in your region

Acoso al pequeño deudor ruso

euronews_icons_loading
Acoso al pequeño deudor ruso
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Las cuentas no les salen a los ciudadanos rusos. Según un estudio estatal, más del 50% de ellos tiene una deuda pendiente, casi el doble que el 26% de hace una década. Con los ingresos reales cayendo desde 2014, la población está pidiendo préstamos para mantener sus negocios y su estilo de vida o incluso para llegar a fin de mes. Entre los problemas, las altas tasas de interés.

Con 63 años, Olga Skudtis es una veterinaria jubilada que tiene que pagar lo que le prestaron, entre otras cosas, para gastos médicos. La mitad de su pensión ha ido destinado a su deuda en la última década: "Amenazan no sólo a la persona que pidió un préstamo, sino también a hijos, nietos, vecinos... El acoso organizado te atemoriza. Los cobradores de deudas envían mensajes de amenazas como 'te llenaremos la boca de gasolina', 'violaremos a su nieta', etc. Este es el tipo de cosas que escriben. Es simplemente inaceptable. Pero como son sólo mensajes de texto, la policía no le presta atención".

Desde enero a octubre a 2019, hay un incremento del 35% de denuncias contra los cobradores respecto al año anterior. La legislación impide llamar a un moroso más de dos veces por semana o por la noche, amenazarle o destruir sus bienes.

Viktor Semenduyev es responsable es una empresa cuya actividad es cobrar deudas pendientes: "Cuando llamamos a un deudor, debemos presentarnos, decir desde qué compañía estamos llamando, el operador debe dar todos los detalles de su nombre, tienen que asegurarse que con quien hablan es realmente el deudor. Esta nueva ley también regula cuántas veces a la semana podemos llamar, cuántas veces podemos enviar un SMS o una carta. "

En Rusia hay prestamistas de pequeñas cantidades que cobran intereses de tres dígitos. Muchos operan al borde de la legalidad, a pesar de que el Banco Central ruso ha hecho esfuerzos para frenarlos. "Creo que el mayor problema, es que las organizaciones de microcrédito están permitidas en Rusia. Una persona puede ir allí y, según la última ley, se le puede dar, a una tasa de interés del 1000% anual, por ejemplo, 15.000 rublos, que serían unos 180 euros", explica Vyacheslav Sokolov, que dirige una empresa de consultoría para consumidores.

El uno de octubre la deuda no garantizada de los consumidores rusos alcanzaba los 125.000 millones de euros. El aumento era de un 15% respecto a enero del mismo año.