Última hora
This content is not available in your region

Cien años del nacimiento del gran Fellini

euronews_icons_loading
Cien años del nacimiento del gran Fellini
Derechos de autor  EN
Tamaño de texto Aa Aa

La ciudad italiana de RÍmini rendirá homenaje durante un año a uno de sus hijos predilectos más aclamados, el maestro Federico Fellini, nacido hace 100 años en esta ciudad costera del Adriático.

El programa, además de las tradicionales exposiciones con obra original, incluye un recorrido por la ciudad desde una perspectiva 'felliniana', con una alfombra roja como hilo conductor:

El alcalde de Rímini, Andrea Gnassi ,lo describe así:

"Fellini solía decir todo con imágenes. Con globos volando hacia arriba, imaginamos que es la Alfombra Roja que entra en un gran teatro, construido por el arquitecto Poletti e inaugurado por Verdi en el siglo XIX; la cruza, sale al escenario y detrás del palco se abre una puerta que da al castillo renacentista de Malatesta...".

Fellini vivió en Rímini hasta los 18 años, pero fue en Roma donde se hizo como cineasta. La ciudad de Rímini, sin embargo, no duda en llamarse a sí misma la "Città della Dolce Vita" (Ciudad de la Dolce Vita). El marketing y la historia no siempre hacen buena combinación.

El Rímini de Fellini es la infancia, la Italia provincial, el ascenso del fascismo, la mediocridad de la población. Una Italia que odia pero de la que guarda sin embargo, cierta ternura, y a veces nostalgia.

100 años después de su nacimiento, los edificios se visten de gala. La restauración del Cine Fulgor, una joya de la arquitectura modernista, donde el pequeño Federico vio sus primeras películas, convierte a Fellini en una atracción turística.

"Al igual que hizo Bilbao con el museo Guggenheim, aquí hicimos un museo internacional con tres ejes: el castillo renacentista de Malatesta, el cine Fulgor, y una plaza que une el cine y el castillo, que se convertirá en un 'Circo Amarcord' o en un gran plató de cine, como en 'Ocho y Medio'.

Un recorrido mágico por la ciudad natal de Fellini, maestro fiel a los puntos suspensivos como conclusión y que nunca escribió la palabra 'Fin' en la pantalla