Última hora
This content is not available in your region

La lucha de una peruana enferma por legalizar el suicidio asistido en su país

euronews_icons_loading
Ana Estrada, peruana que hace campaña para legalizar el suicidio asistido en Perú
Ana Estrada, peruana que hace campaña para legalizar el suicidio asistido en Perú   -   Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Ana Estrada tenía 14 años cuando le diagnosticaron polimiositis, una enfermedad sin cura que consume poco a poco los músculos del cuerpo. Con 20 años, dejó de caminar y comenzó a desplazarse en silla de ruedas pero eso no le impidió seguir con su vida y graduarse en Psicología. Sin embargo, años después, las cosas se torcieron para ella que, a sus 42 años, necesita una sonda para alimentarse y otra para respirar. Hoy, paralizada casi por completo, lucha para que Perú apruebe el suicidio asistido y pueda dejar de ser, según sus palabras, prisionera en su propio cuerpo.

"Es luchar por la libertad de elección y si esto existe en otros países, yo quiero que exista aquí también", dice Ana Estrada.

Leer también | La eutanasia, a debate en España. ¿Y en el resto de Europa?

Penas de hasta tres años de cárcel

En Perú, un país de mayoría católica donde tampoco es legal el aborto o el matrimonio homosexual, ningún diputado ha apoyado su causa. Pero Estrada ha encontrado un aliado en el Defensor del pueblo de Perú, Walter Gutiérrez que cree que su caso abre el debate sobre una realidad a la que se enfrenta el país.

"En Perú, como en otros países, está criminalizado el llamado homicidio piadoso, hasta con tres años de cárcel, así que cualquier personal médico que quisiera apoyarla estaría cometiendo un delito", explica Gutiérrez.

Estrada hace campaña a través de un blog que escribe con el único dedo que aún puede mover. Lucha para que algún día Perú siga el camino de otros países como Bélgica, Países Bajos, Canadá, Luxemburgo o Colombia, donde se reconoce la eutanasia o Suiza, un estado de Australia y algunos estados de EE.UU. donde se permite el suicidio asistido. En España, ambos casos son delito.

"Estoy lúcida para poder saber lo que quiero. Lo que quiero es eso, poder tener la libertad de elegir cuando morir", añade Estrada.