Última hora
This content is not available in your region

Pedro Sánchez se someterá al pleno de investidura los 4, 5 y 7 enero

euronews_icons_loading
Pedro Sánchez se someterá al pleno de investidura los 4, 5 y 7 enero
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Una firma más y un paso menos hacia el nuevo Gobierno. El presidente en funciones Pedro Sánchez y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, volvieron a escenificar este lunes el acuerdo entre sus respectivos partidos para poner en marcha un Gobierno de coalición progresista, de marcado carácter social y antiausteridad.

"Siempre he creído que en la política no basta con estar ahí, hay que actuar y hay que avanzar en lo que es posible aquí y ahora", decía Sánchez tras la firma. "Este programa representa nuestra voluntad conjunta, la del Partido Socialista y la de Unidas Podemos, no sólo de ser un Gobierno, sino de hacer Gobierno".

La abstención de ERC, clave

Con su anuncio, Sánchez se muestra más que convencido de que ya cuenta con los apoyos necesarios para sacar adelante la investidura cuyo pleno se celebrará los 4, 5 y 7 de enero, ya que el 6 es festivo en España al celebrarse la Epifanía. Más aún después de que la Abogacía del Estado solicitara al Tribunal Supremo que permitiera al líder independentista catalán Oriol Junqueras desplazarse al Congreso y al Parlamento Europeo para recoger su acta de eurodiputado

La Abogacía responde así al fallo del 12 de diciembre del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que determinó que el político debia gozar de inmunidad parlamentaria desde el momento en que fue elegido eurodiputado, por lo que sí tenía derecho a salir de prisión para recoger su acta en el Parlamento Europeo.

Los nuevos acontecimientos agradan a Esquerra Republicana, que este jueves celebra una reunión de su consejo nacional que se antoja definitiva para los intereses de Pedro Sánchez, el cual necesita sí o sí la abstención de los 13 diputados independentistas para lograr formar Gobierno. Sánchez contará también con el apoyo de los nacionalistas vascos.

Entre otras cosas, el programa de coalición contempla una subida de impuestos a las empresas y a las rentas superiores a los 130.000 euros, prevé incrementar el salario mínimo hasta alcanzar los 1.200 euros antes de que acabe la legislatura, desvincula la subida de las pensiones a la marcha de la economía y a la esperanza de vida, deroga parcialmente la reforma laboral, suprimiendo puntos controvertidos como el despido por absentismo aunque esté justificado y pone punto final a la polémica Ley Mordaza.

Tras varios meses de estacamiento político, España parece haber encontrado la puerta de salida. La estabilidad del nuevo Gobierno la dictaminará el tiempo.