Última hora
This content is not available in your region

Hungría sacudida por el escándalo del presunto reparto clientelar de tierras a gran escala

euronews_icons_loading
Hungría sacudida por el escándalo del presunto reparto clientelar de tierras a gran escala
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Una densa niebla cubre los secretos del campo húngaro. Estas tierras están en el centro de las acusaciones de clientelismo que involucran al Primer Ministro Viktor Orban. Un nuevo escándalo sacude Hungría. El país vuelve a estar en los titulares: debido al reparto de tierras a gran escala. Nos acompaña Gabi, una investigadora de la plataforma de denuncias ATLATSZO.

Queremos saber si los políticos están repartiendo preciosas tierras de cultivo a sus amigos y familias. El Gobierno rechaza las acusaciones, diciendo que la redistribución de la tierra era perfectamente legal y que es importante construir grandes agro-entidades para ser competitivos con Europa occidental.

Todo queda entre familia y amigos

Sumergidos en la densa niebla húngara, a vista de dron vemos la tierra administrada por los mejores amigos del Primer Ministro. El dron detecta obras de construcción en una finca imperial de 200 años de antigüedad. Hoy es parte de las propiedades del clan Orban.

"Hatvanpuszta es una propiedad del padre del Primer Ministro. - Y mucha gente se pregunta: ¿De dónde sale el dinero para estos enormes proyectos? ¿Y por qué son los amigos y parientes del Gobierno los que tienen los contratos?", destaca la periodista de ATLATSZO, Gabi Horn.

Gabi nos lleva a un terreno propiedad de Lőrinc Mészáros. Fuera de cámara, algunos húngaros con conocimientos internos lo llaman el hombre de paja de Viktor Orban: el que maneja en secreto gran parte de la fortuna de Orban. Múltiples vínculos comerciales, incluyendo terrenos, conectan a ambos. Euronews pidió una entrevista con Meszaros, la cual fue rechazada

"Casi toda esta área de aquí es o propiedad de Lőrinc Mészáros, el amigo de infancia de Viktor Orban, o de la familia del primer ministro, o de sus conexiones o de sus socios comerciales. A menudo son del Fidesz, amigos del partido, parientes y gente cercana a ellos los que logran obtener el alquiler de las tierras", apunta Gabi Horn.

El objetivo es recibir la subvención

Cuanto mayor sea la superficie arrendada o comprada, mayor será el apoyo financiero recibido de la Unión Europea. El 80% de los ingresos netos de los agricultores húngaros son generados por las subvenciones, según el ex secretario de estado de agricultura György Rasko. "La economía de connivencia es un hecho en Hungría y hay amigos del Primer Ministro que fueron, positivamente discriminados diría yo... y tienen acceso a diferentes fondos", señala Rasko.

El primer ministro Orban arremete contra la UE, pero se alegra de que Hungría reciba las masivas subvenciones agrícolas europeas. La redistribución gubernamental de los contratos de arrendamiento de tierras en el este de Hungría ha paralizado el sustento de algunos agricultores locales.Los empresarios de la ciudad establecieron direcciones falsas en los pueblos para participar en los procedimientos de licitación de tierras.

"Los amigos del Partido Fidesz, los llamados falsos granjeros, obtuvieron las tierras, por desgracia. Los verdaderos granjeros (como nosotros) no obtuvimos nada", subraya el granjero Zsigmong Mavranyi. "Esos falsos granjeros no tienen ninguna experiencia en agricultura. Ni siquiera vinieron a ver los pastos. El 90 por ciento de ellos ni siquiera tienen animales. Sin embargo, no dejan que nuestros animales pasten", apunta otro granjero, Roland Karácson.

El turbio mercado de las tierras

Uno de cada cuatro nuevos contratos de alquiler tiene errores. Se esperaba que los compradores pagaran unos dos millones de florines en sobornos, según nos dicen algunos vecinos... Pero Gyula no tenía este dinero extra. Cuando participó en la licitación, y perdió la oferta junto a otros dos experimentados pastores locales

"Los que obtuvieron la tierra son los que estaban mejor conectados con las altas esferas” apunta el pastor Gyula Buj, y añade: “Yo tenía 600 ovejas, pero no les importaba lo que les pasara. Alguien nos dijo que el problema era que no pusimos una caja llena de dinero y que por eso no conseguimos nuestro pasto".

La periodista de investigación Gabi prepara la comida en la cocina de Erika. En los años 90, la familia de Erika, construyó una granja lechera. En 2008 y (de nuevo) en 2014 la granja familiar logró el apoyo de la UE para seguir siendo competitiva. Pero entonces su contrato de arrendamiento de tierras a largo plazo no fue renovado. No sabe por qué.

La familia tenía casi 500 vacas lecheras. Hoy en día, su número se ha reducido a 300. Sin acceso a los pastos, Erika tiene que comprar el costoso forraje - todo el año. Su sueño de ganarse la vida con una moderna granja familiar está en peligro. Según Erika la familia se vio muy afectada a causa de la tragedia, porque “el padre se deprimió y poco después se murió”

Las demandas se acumulan

Los escándalos en relación con los procedimientos de arrendamiento y venta de tierras desencadenaron una multitud de demandas. Frente a un juzgado de Budapest nos encontramos con Katalin Rodics, que trabaja para Greenpeace Hungría. "Las tierras se entregaron a los amigos de Orban (el primer ministro) o a los partidarios del Gobierno y (Hungría) se convirtió en un país de enormes oligarcas", señala Katalina Rodics.

La activista de Greenpeace, Katalin y la investigadora de ATLATSZO Gabi se reúnen con Eva Acs antes de una importante audiencia judicial. Eva es la directora de la famosa granja de Kishantos, un caso que también se discute en el Tribunal europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Hoy en día, la llanura que rodea a Kishantos se cultiva utilizando productos químicos de todo tipo.Kishantos, hasta hace poco, era una de las granjas biológicas más destacadas de Europa. Pero la tierra fue expropiada de la cooperativa local y dividida en ocho parcelas. Eva culpa al Primer Ministro Orban de haber ordenado el fin de Kishantos.

_"Fuimos atacados por un grupo de guardias aquí, en nuestra propia granja. Fueron enviados por el Estado. Y esta granja de 452 hectáreas de exhibición orgánica, fue destruida en ese día horrible "_, recuerda Eva Acs.

Los trucos sucios para evadir la ley

Volviendo a Budapest Gabi nos explica los trucos sucios de cómo apoderarse de las tierras en Hungría: aunque haya un límite legal sobre cuánto puede comprar una persona, Gabi nos comenta que puedes jugar con la ley y la forma de jugar es, si tú y los miembros de tu familia compran cada uno un poco de tierra. “Así es como varios grupos de interés en torno a diferentes oligarcas que lograron hacerse ricos como resultado de los contratos públicos - debido a las buenas conexiones con el gobernante Fidesz o el propio primer ministro", apunta Gabi

Tanto ella como sus compañeros de Atlatzso han ganado varios premios por buscar entre las profundidades de la niebla húngara donde seguirán buscando la verdad.