Última hora
This content is not available in your region

Asesinatos, bombas, chantaje y mafia: qué está pasando en la región italiana de Foggia

Asesinatos, bombas, chantaje y mafia: qué está pasando en la región italiana de Foggia
Derechos de autor  Interno.gov.it
Tamaño de texto Aa Aa

Las amenazas de "boom y baam", que aparecen en los papeles de una investigación contra la "Sociedad" de Foggia, conocida como la "cuarta mafia", se han materializado: desde principios de 2020, se han producido 10 ataques en la provincia a la que pertenece Foggia, lo que ha causado una muerte.

En estas tierras -donde cuatro municipios han sido disueltos por infiltración criminal (Monte Sant'Angelo, Mattinata, Manfredonia y Cerignola)- se suceden los ataques de la policía. La población civil reaccionó manifestándose contra las mafias, mientras que el Ministerio del Interior envió un contingente extraordinario de fuerzas policiales y anunció la activación de una sección operativa del DIA desde mediados de febrero.

Según el informe semestral que realiza la DIA para el Parlamento, "se está consolidando una zona gris en la zona de moda, un punto de encuentro entre mafiosos, empresarios, autónomos y el aparato del Pa", un "punto intermedio donde tienden a reunirse los negocios lícitos e ilícitos".

¿De qué hablamos cuando decimos "Mafia Foggia"?

Mirando la región de Apulia, hay que distinguir, en primer lugar, entre los distintos tipos de mafias que tienen su origen en ese proyecto criminal de unificación regional más conocido como la Sacra Corona Unita (cuyo carismático líder era Pino Rogoli, hoy en día cumple cadena perpetua).

En el territorio, la densidad delictiva es fuerte y coexisten diferentes organizaciones, cada una con su propia competencia geográfica. Encontramos la mafia de Bari, la mafia del Salento, y luego el microcosmos moldavo en el que hay cuatro sistemas principales:

  • Cerignola: en el gran municipio de Foggia, disuelto por las infiltraciones mafiosas (60 mil habitantes), hay un submundo que ha hecho del asalto a las caravanas blindadas, en orden paramilitar, su marca de fábrica.
  • Mafia del Gargano: tiene su epicentro en Monte Sant'Angelo, donde está activo el clan Li Bergolis-Miucci, apodado "los Montanari", históricamente en guerra con el clan Romito de Manfredonia (ambos municipios han sido disueltos por la mafia). La espuela de Italia es el punto de desembarco más importante para los traficantes de marihuana albaneses, tanto que la mafia local se ha convertido en un importante interlocutor en el negocio de la droga a nivel nacional. La mayor parte de la hierba que se fuma en Italia pasa por aquí y, a través de una cadena muy organizada y sin centros de almacenamiento.
  • La mafia de San Severo del grupo Nardino, una organización muy evolucionada -autónoma e independiente de las organizaciones mafiosas que operan en Foggia- que está minando a los Casalesi en el tráfico de drogas en la costa adriática, hasta Rímini, con contactos estables con la Ndrangheta.
  • Sociedad Foggia: en la ciudad hay dos clanes principales enfrentados, el Francavilla-Sinesi y el Lanza-Pellegrino-Moretti. Este último grupo se alió recientemente con la batería Trisuoglio-Prencipe, con lazos con el Romito de Manfredonia.

La del Gargano es la mafia que más se asemeja a la ndrangheta. Está basada en los lazos familiares, con la imposición de reglas internas (cuya violación es sancionada severamente), el uso de rituales de afiliación y la distribución jerárquica de roles con el correspondiente sustento económico.

En Foggia, en cambio, el enfoque delictivo es de tipo Camorra, heredado tras la llegada en los años 70 y 80 de la Nuova Camorra Organizzata de Raffaele Cutolo, que tenía como objetivo extender su influencia sobre Puglia para tener otro lugar para el comercio de cigarrillos.

Las relaciones entre todos estos grupos están enraizadas en el pasado, con muchos líderes locales que formaban parte del mismo consorcio regional. "El hecho de tener que enfrentarse a tantos criminales -todos tan distintos- cada uno con su propio modus operandi, dificulta la actividad del Estado: son sujetos diferentes que operan en el territorio de forma desarticulada, aunque a menudo hemos encontrado puntos de encuentro y colaboración", afirma Giuseppe Cavaliere, presidente de la Fundación antidesgaste 'Buon Samaritano' de Foggia.

Una mafia en busca de protagonismo

Según Andrea Leccese -mafioso y autor de Malapuglia (2019)- en Foggia estamos frente a una organización que quiere convertirse en mafiosa a través de la fuerza intimidatoria. "Crear una fama criminal es un punto esencial del fenómeno mafioso", dice Leccese. "Es una mafia ruidosa, que busca protagonismo. No es esa mafia basada en los negocios, como puede ser Cosa Nostra, la Ndrangheta, la mafia de Bari o del Salento, que tienen una dimensión económica importante y quieren evitar el ruido para alejar a los medios de comunicación".

Las pruebas judiciales de las operaciones llevadas a cabo en la zona de Foggia no han devuelto hasta ahora las confiscaciones millonarias, continúa Leccese. Esto es diferente para la mafia de Bari: en 2018, por ejemplo, se desencadenó el embargo de activos por más de mil millones de euros, que se trasladaron de Malta a Curasao pasando por las Islas Vírgenes y las Seychelles.

Para qué sirven las bombas

La actividad principal de la Mafia de Foggia es la de chantajear y extorsionar a los operadores económicos locales, en estrecha relación con el mundo bancario, los profesionales independientes y el sistema masónico.

Colocar explosivos e incendiar negocios comerciales para inducirlos a pagar el chantaje es, para los clanes locales, una forma de "desertar de la posibilidad de hacer negocios de forma legal y canalizar la economía local hacia aquellos negocios que no se ven afectados porque lavan dinero o gravitan en las simpatías de las distintas baterías", indica Leonardo Palmisano, sociólogo del Politécnico de Bari y autor de Mafia Caporale.

En la zona, continúa Palmisano, es difícil encontrar interlocutores políticos que no estén cerca de los clanes. "Nunca antes había sucedido que dos grandes municipios como Cerignola y Manfredonia se disolvieran en el mismo año. Una administración era de centro-derecha, la otra de centro-izquierda: esta transversalidad crea una sensación de desconcierto en la ciudadanía".

Bloqueados en su expansión hacia Bari por los clanes Cerignola y Andria, que se mueven juntos, y sin poder llegar a la costa, prerrogativa de los Romito de Manfredonia, los clanes Foggia luchan por no asfixiarse, con ingresos inferiores a los de las organizaciones ndranghetisticas que tienen relaciones con los traficantes de cocaína.

Son grupos del interior que "aprietan el territorio y lo empobrecen, cultivan su propia huerta y lo desangran, mientras que otras mafias se abren -como la de Bari, que siempre ha tenido relaciones con las mafias balcánicas", dice Palmisano.

Los ataques no son nada nuevo

El año pasado, durante estos días, se contaba un ataque cada cuatro días hasta finales de febrero. Sin embargo, este año las represalias se produjeron contra los empresarios que nombraron a los extorsionistas, mientras que en 2019 los ataques fueron "de carácter preventivo, para asegurar la hegemonía en el territorio", concluye Palmisano.

Los intentos de extorsión denunciados por 100.000 euros pueden indicar que las exigencias del crimen organizado se están volviendo insostenibles y que las víctimas del chantaje empiezan a levantar la cabeza.