Última hora
This content is not available in your region

Oscars 2020: Los 'Parásitos' que no fueron

Alfonso Cuaron posa con los premios al mejor director para "Roma", mejor película en lengua"Roma", y mejor fotografía para "Roma" en febrero de 2019
Alfonso Cuaron posa con los premios al mejor director para "Roma", mejor película en lengua"Roma", y mejor fotografía para "Roma" en febrero de 2019   -  
Derechos de autor
2019 Invision/ AP - Jordan Strauss
Tamaño de texto Aa Aa

Ha sido Bong Joon-ho quien, en plena era de la globalización, ha roto el tabú, pero otras películas de habla no inglesa también aspiraron a conseguir el principal galardón de la gala de los Oscar. Y en algunos casos, se trata de cintas recientes. Como ‘Parásitos’, el pasado año, la ‘Roma’ de Alfonso Cuarón estuvo nominada a Mejor Película y Mejor Película Internacional. La polémica por ser una producción de Netflix y haber sido proyectada en contadas salas de cine persiguió a esta historia alrededor de la infancia del propio realizador mexicano. Adorada y odiada a partes iguales, ‘Roma’ se tuvo que conformar con los premios a Mejor Director, Mejor Película Internacional y Mejor Fotografía.

Una indiscutible obra maestra, ‘Amor’, también tuvo que resignarse en 2012 con el Oscar a Mejor Película Extranjera. El romanticismo de un director tan acostumbrado a explorar el lado más oscuro del ser humano como Michael Haneke obtuvo un reconocimiento mucho menor del merecido. Si el premio gordo fue para ‘Argo’, mucho más doloroso fue que la magistral interpretación de Emmanuelle Riva quedará difuminada por una pueril Jennifer Lawrence, que se hizo con su primera estatuilla con la insípida ‘El lado bueno de las cosas’.

A pesar de su indiscutible acento estadounidense, ‘Cartas desde Iwo Jima’, una de las películas más redondas de Clint Eastwood, se rodó en japonés. Fue la segunda parte de su díptico sobre la Segunda Guerra Mundial, iniciado por ‘Banderas de nuestros padres’. En los Globos de Oro obtuvo el premio a Mejor Película de Habla No Inglesa, pero la nacionalidad de la producción impedía que participara en la categoría equivalente de los Oscar. A pesar de que en 2006 se convirtió en una de las películas favoritas de la crítica, ‘Infiltrados’, de otro clásico de Hollywood como Martin Scorsese, le robó el protagonismo.

Ang Lee ya era un viejo conocido en Hollywood en el año 2000. Había sido nominado a Mejor Película Extranjera por ‘El banquete de boda’ y ‘Comer, beber, amar’ y en su salto a Estados Unidos, logró el Oscar a Mejor Guion con ‘Sentido y Sensibilidad’. Decidió entonces volver a su Taiwán natal para rodar ‘Tigre y Dragón’ que en aquel momento se convirtió en la película asiática con más nominaciones, diez. Solo se llevó cuatro premios, entre ellos, eso sí, el de Mejor Película Extranjera. Pero los guerreros del lejano oriente no pudieron aquel año con el ‘Gladiador’ de Ridley Scott.

En la edición de 1998, Roberto Benigni había enamorado al público. La actualización chaplinesca que desarrolló en ‘La vida es bella’ emocionó a millones de espectadores de todo el mundo. A pesar de sus trampas, el retrato de la bondad y la obstinación de un padre del italiano colocó la cinta como una de las favoritas del año. Para la memoria queda el particular espectáculo del director italiano al recibir el galardón a Mejor Película Extranjera. Esa noche también obtuvo el de Mejor Actor y su cinta, el de Mejor Banda Sonora.

Este último Oscar es el único que recibió en 1996 la también italiana ‘El Cartero (y Pablo Neruda)’. Estaba nominada en cinco categorías, pero, curiosamente, no la de Mejor Película Extranjera, que aquel año recayó en la holandesa ‘Antonia’, de Marleen Gorris. La cinta del británico Michael Radford tampoco pudo imponerse como Mejor Película, que aquel año recayó sobre Breveheart, de Mel Gibson.

Hay que irse dos décadas atrás, a 1974, para encontrar otra cinta de habla no inglesa nominada a Mejor Película en los Oscar. La candidata era ‘Gritos y Susurros’ de un ya consagrado Ingmar Bergman. El sueco aspiraba a cinco estufillas, entre ellas la de Mejor Película, con una de sus pocas historias rodadas en color. Finalmente, la gran ganadora fue ‘El Golpe’ y el genio sueco tuvo que conformarse con que uno de sus principales colaboradores, Sven Nykvist, recibiera la estatuilla a Mejor Fotografía.

El vínculo de Suecia con Hollywood había comenzado a principios de esa década con una curiosa anécdota. ‘Los emigrantes’, una historia sobre ciudadanos suecos que llegan a Estados Unidos fue nominada en 1971 a Mejor Película Extranjera, y un año después, a otras cuatro categorías, incluida la de Mejor Película. Pero Jan Troell si iría con las manos vacías en una edición en la que ‘El Padrino’ marcaría un hito en la historia del cine.

Costa-Gavras comenzó su idilio con Hollywood en 1969. ‘Z’ se convirtió en la primera cinta en ser nominada a Mejor Película y Mejor Película Extranjera, además de otras tres nominaciones. Tuvo que confirmarse con el premio menor y el de Mejor Montaje, pero posteriormente, el realizador franco-griego obtendría otra estatuilla por el guion en 1982 de ‘Desaparecido’. Por último, la primera historia no rodada en inglés en aspirar a obtener el Oscar a la Mejor Película fue ‘La Gran Ilusión’, otra de las grandes cumbres del Séptimo Arte y obra maestra de Jean Renoir. En 1939, nueve cintas competían por el principal galardón y ‘Vive como quieras’, de Frank Capra, fue la que finalmente se impuso.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.