Última hora
This content is not available in your region

Los 'Parásitos' devoran Hollywood

El director Bong Joon-ho ganador de los Oscar al mejor Guión, mejor Película Extranjera, Dirección y Mejor Película.
El director Bong Joon-ho ganador de los Oscar al mejor Guión, mejor Película Extranjera, Dirección y Mejor Película.   -   Derechos de autor  (Richard Shotwell/Invision/AP)   -   Richard Shotwell
Tamaño de texto Aa Aa

En un principio podía parecer que Bong Joon-ho se había colado en la gala de los Oscar como uno de sus ‘Parásitos’ en la casa de la acaudalada familia. De puntillas. Con seis nominaciones, solo se daba por ganadora segura la de Mejor Película Extranjera. Pero el surcoreano ha hecho historia y por primera vez una película de habla no inglesa se ha llevado la estatuilla a Mejor Película y Mejor Película Extranjera. Solo hay que escuchar la ovación del Teatro Dolby de Los Angeles cuando Jane Fonda designaba al gran ganador de la noche para entender que hay pocas dudas sobre el merecimiento de esa distinción.

La primera película surcoreana también en ser nominada en la categoría de Película Internacional (hasta este año ‘Mejor Película Extranjera’) se llevó también los premios de Guion Original, que desde ‘Hable con Ella’ de Pedro Almodóvar en 2002 no había recaído en una cinta extranjera, y Mejor Director, que el año pasado ya fue para el mexicano Alfonso Cuarón por ‘Roma’. En total, cuatro galardones para un thriller que combina la diferencia de clases con pinceladas de humor negro y que coloca al espectador en un lugar incómodo. Boon Joon-ho, además, repite el éxito logrado en Cannes, donde se alzó con la Palma de Oro.

Los premios a la interpretación, más tradicionales

Frente el exotismo y la novedad que supone ‘Parásitos’ para una Academia habitualmente más previsible y en la que en los últimos cinco años han entrado unos 1.500 miembros no estadounidenses, no hubo novedades en los premios a las interpretaciones, todos ellos para figuras consagradas de Hollywood.

Y si hay alguno que se recordará será, sin duda, el de Joaquin Phoenix, descomunal en su interpretación de ‘Joker’. Tras tres nominaciones por sus trabajos en ‘Gladiator’, ‘En la cuerda floja’ y ‘The Master’, el hermano de River recogía su primer Oscar al Mejor Actor Principal, haciendo, además, uno de los pocos discursos políticos de la noche, contra la desigualdad y el maltrato animal. “Nadie tiene derecho a explotar a otros”, manifestó en su alegato.

La interpretación de Judy Garland en ‘Judy’ fue suficiente para que Renée Zellweger recogiera su segunda estatuilla tras ‘Cold Mountain’. En cuanto a los secundarios, Laura Dern cumplía los pronósticos y subía por primera vez al escenario de los Oscar como ganadora por su papel en ‘Historia de un matrimonio’, y Brad Pitt seguía sus pasos, tras dos nominaciones como intérprete, por su papel de guardaespaldas de Leonardo Di Caprio en ‘Érase una vez en… Hollywood’. Es uno de los dos apartados, junto al de Diseño de Producción, en los que la película de Quentin Tarantino, con diez nominaciones, ha resultado vencedora. Scarlett Johanson, nominada por como actriz principal y secundaria, se fue finalmente con las manos vacías.

Taika Waititi, que interpreta a Hitler en ‘Jojo Rabbit’, obtuvo el premio a mejor guion adaptado tras una extensa carrera como realizador, anunciando, además, la debacle para Netflix: tampoco el libreto de ‘El Irlandés’, de Martin Scorsese, obtenía reconocimiento alguno en sus diez nominaciones. En este caso, los académicos optaron por una historia sencilla y de buenas intenciones en la que un niño encuentra en su imaginario al líder nazi, de quien hace su mejor aliado. La cinta está basada en la novela ‘El cielo enjaulado’, de Christine Leunens.

En una ceremonia en la que la película que más premiada obtuvo cuatro galardones, los premios técnicos también han estado repartidos. La plasmación en prácticamente plano secuencia de una historia inmersa en la Primera Guerra Mundial ha supuesto uno de los tres Oscar para ‘1917’, que se presentaba como una de las grandes favoritas. Roger Deakins repite en el apartado de Fotografía el éxito que ya obtuvo con el ‘Blade Runner 2049’ de Denis Villeneuve. La cinta de Sam Mendes se alzó, además, con los galardones a Mejor Sonido y Mejores Efectos Visuales, con rivales, en este último apartado, tan potentes como ‘Vengadores: Endgame’ o ‘Star Wars: el ascenso de Skywalker’.

Una gala en femenino

Hollywood volvió a mostrar su predilección por el vestido largo y de época al otorgar a Jaqueline Durran el premio a mejor vestuario por ‘Mujercitas’. La película de Greta Gerwig sigue así la estela de otras como ‘El hilo Invisible’, ‘El gran Gatsby’, ‘La reina Victoria’, ‘La Duquesa’ o ‘Anna Karenina’, primer Oscar de la propia Durran. Dos películas de poca entidad lograron en Los Angeles el reconocimiento que las críticas le han negado: ‘El Escándalo’ y ‘Le Mans ‘66’, la primera con el galardón al Mejor Maquillaje y la segunda con los de Mejor Montaje y Mejores Efectos Sonoros.

Además del estrepitoso fracaso de ‘El Irlandés’, el ‘Joker’ de Todd Philips no pudo repetir su exitoso paso por el Festival de Venecia, de donde se llevó el León de Oro, y con once nominaciones, solo se hizo con los premios a Phoenix y a la islandesa Hildur Guðnadóttir primera mujer en ganar un Oscar en solitario a Mejor Banda Sonora Original desde 1997. No es de extrañar, por tanto, su dedicatoria “a las mujeres, a las chicas, a las madres, a las hijas que escuchan la música que les hierve dentro. Por favor, alzad la voz. Necesitamos oíros”. El otro premio musical, el de mejor canción, fue para Dexter Fletcher por ‘Im Gonna Love Me Again’ de ‘Rocketman’, basada en la biografía de Elton John.

La factoría Pixar añadió la pasada noche un nuevo galardón a sus ya de por si pobladas estanterías. ‘Toy Story 4’ es la décima película del estudio en alzarse con el Oscar a Mejor Película de Animación. La primera película de la productora fundada por Barack y Michelle Obama, ‘American Factory’, se impuso como Mejor Largometraje Documental, con su exploración sobre las diferencias entre la idiosincrasia china y estadounidense en el mercado de trabajo. Asia, a fin de cuentas, ha hecho su irrupción más reseñable hasta el momento en lo que todavía se conoce como la meca del cine.