Última hora
This content is not available in your region

Revive la peligrosa ruta migratoria marítima entre Reino Unido y Francia

euronews_icons_loading
Revive la peligrosa ruta migratoria marítima entre Reino Unido y Francia
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Una cantidad récord de migrantes está arriesgando sus vidas, intentando cruzar el Canal de la Mancha, desde Francia a Reino Unido, en pequeños botes. Hasta ahora los ferris han sido el objetivo, migrantes desesperados se escondían en la parte trasera de los camiones de carga para llegar a Reino Unido; pero los traficantes han cambiado de estrategia.

El eterno viaje de los migrantes de Calais

En la localidad francesa de Calais las cosas han cambiado. Ahora la gendarmería francesa despeja los campos de migrantes. Hay personas de Irak, Irán, Afganistán, Siria y África en la ciudad. "Ocurre todos los días. Piden a los solicitantes de asilo que muevan sus tiendas y si la persona no está allí, se llevan sus pertenencias, las tiendas, los objetos personales, los teléfonos, la ropa y a veces su documentación", apunta Clara Houin, coordinadora del Observatorio de Derechos Humanos de la zona. "Es parte de una estrategia política que impide que se establezcan campamentos, a fin de evitar un gran campamento como el que se formó en 2015", añade Houin.

Recuerde | Francia empieza el plan de desalojo de la Jungla de Calais

El sueño británico

Reino Unido sigue siendo el destino "soñado" para muchos migrantes, creen que es una tierra de oportunidades, donde pueden hablar inglés y reunirse con sus amigos y familiares.

Están empeñados en cruzar aunque la policía les complique la vida en Calais."Necesitamos estar aquí. Tan solo que el gobierno francés, por favor, deje de perturbar a las personas que están aquí.", señala uno de los migrantes. La actividad de la policía... una mayor seguridad portuaria... y el Brexit, supone que cada vez haya más pequeños barcos que se usen para cruzar el Canal. Dicen que es más barato y efectivo. "Como los gobiernos de Francia y el Reino Unido no nos dejan ir en camiones, tenemos que ir en barco. Es peligroso , pero lo haremos. Yo también lo haré pronto. Cuando tengamos un barco, iremos en barco", añade el migrante.

Prefectura Marítima de la Mancha y del Mar del Norte

Había niños entre los más de 200 migrantes recogidos por los rescatadores británicos en sólo 48 horas a principios de este mes. El año pasado, las autoridades francesas atendieron a más de 2.700 personas que intentaron cruzar el Canal de la Mancha, 17 veces más que en 2016. Más de 1.800 llegaron a las costas británicas. 125 fueron enviados de vuelta a otros países de Europa.

Raymond Randoux ha vivido cerca de esta playa en las afueras de Calais durante casi 60 años. "Es el primer año que veo migrantes aquí. Nunca antes los habíamos visto por aquí. Habían estado en otras áreas, donde había campamentos, se hacían espacios para ellos, y luego se despejaban. Ahora, están viniendo aquí", subraya Randoux que cree que los traficantes traen los botes desde el Reino Unido: "La mayoría vienen de Inglaterra con los botes en camiones. Creo que los inflan cuando llegan aquí, con una bomba, porque de lo contrario - si cruzaran el agua con ellos - serían vistos con seguridad. La mayoría de ellos provienen de allí".

Prefectura Marítima de la Mancha y del Mar del Norte

Desafían al frío y a las peligrosas aguas del Canal de la Mancha

En el lado opuesto del Canal, el ex gerente de la guardia costera británica, Andy Roberts, teme una gran tragedia, especialmente ahora, en condiciones extremas de frío. "Estos botes no cruzan con un navegante o un timonel. Simplemente se les empuja en la playa y se les deja para que sigan adelante", recuerda Roberts que apunta: "Se han registrado dos o tres muertes pero, un día, habrá una verdadera catástrofe."

El tramo de agua entre Francia y el Reino Unido, el Estrecho de Dover, es el canal de navegación más concurrido del mundo. Los migrantes saben que sólo necesitan entrar en aguas británicas. "Hay situaciones anecdóticas de que se niegan a ser rescatados por la guardia fronteriza francesa cuando están en las aguas francesas", destaca Roberts. "Se vuelve demasiado peligroso rescatar a alguien que se niega a ser rescatado... cuando llegan a aguas del Reino Unido se convierten en responsabilidad del gobierno británico, ahí es el que tiene que coordinar la búsqueda y el rescate de las personas que dicen estar en peligro", añade el ex gerente de la Guardia Costera británica.

Prefectura Marítima de la Mancha y del Mar del Norte

Viven en condiciones infrahumanas

Cuando las autoridades francesas destruyeron el infame campamento de Calais en 2016, dispersaron a un gran número de personas. Ahora, en la costa, cerca de Dunkerque, cientos de migrantes viven en un sucio y frío complejo de almacenes en desuso. Hay 800 personas. "No puedo entender qué está pasando aquí. Vengo casi todos los días... y no entiendo por qué está pasando en Francia", lamenta Coline Slotata de la ONG DROP Solidarite. Para los que están aquí, incluyendo para los niños pequeños, las condiciones son muy duras. Cuando me preguntan de dónde soy y les digo que del Reino Unido, quieren venirse conmigo.

"Esta es nuestro hogar, sin electricidad, sin agua, sin baño... Estamos viviendo aquí sin nada.", destaca uno de los migrantes del lugar. Está desesperado por irse. Dice que lo han atrapado dos veces tratando de ir en un pequeño bote a Reino Unido. Dice que pagan entre 2000 y 3000 libras por subir a un bote.

¿Qué hacen los Gobiernos fronterizos?

El gobierno británico dice que está trabajando estrechamente con Francia y Bélgica para hacer frente a los cruces ilegales, desplegando drones y más equipos de vigilancia. Dice que la mayoría de los migrantes que prueban suerte son detenidos.

Prefectura Marítima de la Mancha y del Mar del Norte

Las ONG son el refugio de muchos de estos migrantes

Para los jóvenes solicitantes de asilo que llegan a Reino Unido, los británicos tienen una organización benéfica que les ayuda a que aprendan diferentes habilidades e inglés. Entre ellos, nos emcpmtramos con un hombre de Afganistán que entró a Reino Unido en camión. "Si estuviera en mi país, ya habría muerto, lo sé. Y no, no me arrepiento porque me siento bien en el Reino Unido y soy muy feliz."

Tanto él como otros jóvenes llegan en un momento de alta xenofobia. Con el mensaje de _"hemos perdido el control de nuestras fronteras" , _una gran parte de gente voto por el Brexit. Hay una gran presión sobre el Gobierno para que expulse a las personas que sean detectadas.

Bridget Chapman, de la Red de Acción de Refugiados de Kent cree que la política tiene que ser distinta: "Creo que cuando la gente tiene buenas solicitudes de asilo, hay que darles la oportunidad de hacer esas solicitudes de asilo en el lado francés del Canal. Luego una vez procesadas y se les puede permitir hacer ese viaje de una manera segura y legal. No estamos hablando de abrir las puertas, sino de acabar con el comercio de los traficantes de la noche a la mañana. No podemos seguir con una situación en la que la gente que tiene buenas solicitudes de asilo termina arriesgando sus vidas en botes en la ruta de navegación más transitada del mundo".