Última hora
This content is not available in your region

Anulación del MWC: pérdidas económicas y un cierto alivio por la amenaza del coronavirus

euronews_icons_loading
Anulación del MWC: pérdidas económicas y un cierto alivio por la amenaza del coronavirus
Derechos de autor  AP   -   Emilio Morenatti
Tamaño de texto Aa Aa

Si llueven limones, haz limonada. Este dicho inglés equiparable a la versión española “al mal tiempo, buena cara” podría perfectamente ser el eslogan de Vivers Barri, un vivero familiar e importante proveedor del Mobile World Congress. Tras verse afectada por el cierre de la feria, la empresa tuvo que recurrir a medidas desesperadas para tratar de minimizar las pérdidas: sus dueños decidieron vender el producto sobrante en un outlet de flores y plantas al por menor. El éxito fue “enorme”.

A Salvador Barri, gerente del vivero, le cuesta disimular su alegría, abre su despacho con una sonrisa de oreja a oreja: “Lo que hemos podido recaudar mitiga un poco las pérdidas, hemos recuperado un 10% de la inversión”, Barri se refiere solo a la partida de plantas interiores, aquellas que han logrado vender a particulares- 5000 en total- , no cuenta con todos los árboles y grandes elementos decorativos que también iban a decorar la feria.

Con ese 10%, asegura, pueden tener un poco de liquidez y hacer frente a las facturas que tienen que pagar tras la cancelación: “Hay pérdidas que no podremos recuperar. Pero bueno, la ilusión del éxito que ha tenido [el outlet] a veces te llena de satisfacción”.

El agradecimiento de Salvador Barri y de su mujer, Renata Torradeflot, hacia quienes acudieron el pasado sábado es “enorme”. El gerente reconoce que la infraestructura no está pensada para acoger a las cerca de mil personas que llegaron a comprar plantas. “El nivel de solidaridad ha sido brutal. La idea era hacer la venta sábado y domingo por la mañana, pero el éxito fue tal, que el mismo sábado en una hora y media estaba todo vendido”, explica Barri frente a una nave donde apenas quedan dos o tres plantas.

Todo un logro si se tiene en cuenta que la cancelación del MWC se anunció el miércoles y tuvieron poco más de un día para publicitar el evento. Renata se encargó de la difusión en redes sociales y, para su sorpresa, el viernes varios medios de comunicación fueron a entrevistarlos.

Sentimientos encontrados

Pero Salvador y Renata no han sido las únicas víctimas. Jaime Sau es secretario de Barcelona del Sindicato de Taxistas de Cataluña y define la sensación en el gremio después de la anulación del MWC con dos palabras: “sentimientos encontrados”.

Tenemos sentimientos encontrados. Hemos sentido alivio, pero es cierto que esa semana la facturación aumenta entre un 30 y 40 por ciento
Jaime Sau
Sindicato de Taxistas de Cataluña

El sindicato tasa la pérdidas de los taxistas de la ciudad condal en cuatro millones de euros durante esos cinco días, con una reducción de entre el 30% y el 40% del volumen de trabajo. Sin embargo, este taxista no esconde que, al conocer la decisión sintió, “un poco de alivio”.

“Nosotros veíamos en los medios todas estas noticias, todas las empresas que se daban de baja en la feria... Y todo eso nos creaba un estado de ansiedad”, explica Sau, que recuerda que la primera persona con la que tienen contacto los asistentes a la feria al salir del aeropuerto es el taxista. “La administración no se ha puesto en contacto con nosotros para explicarnos cuáles iban a ser los protocolos de actuación en este sentido”, lamenta el secretario, que mantiene que en el gremio habrían estado más tranquilos con algo más de información.

Al mal tiempo, buena cara

La asociación Nacional de Almacenes Frigoríficos de Carne y Salas de Despiece engloba a 250 compañías del sector. Un día después de conocer la decisión de la empresa GSMA, organizadora del MWC, la asociación solicitó un estudio jurídico al despacho Euroforo para estudiar posibles medidas ante una pérdida de dinero que, desde la misma asociación, consideran inevitable. Su presidente, José Fríguls, asegura que se perderá en torno al 20 o 25 por ciento de venta de carne en esos días. Sin embargo, Fríguls es precavido a la hora de dar datos y hacer estimaciones.

El gremio de hoteleros tampoco quiso hacer valoraciones a esta cadena y trabaja en un estudio que no sabe si hará público.

Mientras los distintos sectores económicos de la ciudad tratan de valorar los daños que ha ocasionado la anulación de una feria que cada año genera unos 500 millones de euros y cerca de 14000 empleos temporales, el Ayuntamiento lucha por reducir el impacto en la medida de lo posible.

Comerciantes y administración se reunieron al final de la semana pasada para planear la Barcelona Opportunity Week, una serie de eventos que intentan demostrar que “Barcelona es una ciudad amable que se sobrepone a cualquier adversidad”, en palabras de Alfons Barti Borrell, director de la fundación Barcelona Comcerç, una asociación que agrupa a 24 ejes de pequeños comerciantes de la ciudad.

Con esta iniciativa, que el Ayuntamiento dará a conocer en detalle este miércoles, se pretende tratar de reducir los daños ocasionados por la anulación del congreso y poner así al mal tiempo, buena cara.