Última hora
This content is not available in your region

La cumbre de la UE se atasca sin perspectivas de acuerdo sobre el presupuesto

euronews_icons_loading
La cumbre de la UE se atasca sin perspectivas de acuerdo sobre el presupuesto
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Callejón sin salida en Bruselas. Los líderes de la Unión Europea se han reunido en la segunda ronda de una cumbre extraordinaria dedicada al marco financiero plurianual que se prolongará indefinidamente.

Los jefes de Estado y Gobierno de los 27 han llegado manteniendo las mismas posiciones, y sin lograr progresos tras una larga noche de reuniones bilaterales el jueves en la que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se reunió con cada uno de ellos.

"El presidente del Consejo Europeo, (Charles Michel), continúa con sus reuniones bilaterales en diferentes formatos. El plenario sobre el presupuesto plurianual se ha retrasado hasta nuevo aviso", anunció en Twitter el portavoz de Michel, Barend Leyts.

La negociación del presupuesto plurianual es tradicionalmente una de las más enconadas en la UE, pero en esta ocasión se añade la dificultad de la salida del Reino Unido, un contribuyente neto -aportaba más de lo que recibía- que deja un agujero de hasta 75.000 millones de euros para el septenio.

El montante en disputa, aunque alto en términos absolutos, es mínimo si se compara con la riqueza de los países en liza, e inferior al presupuesto actual (2014-2020).

Insatisfacción con la propuesta de Charles Michel

La propuesta que sirve de base para la negociación, elaborada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, plantea una dotación de 1,09 billones de euros, el equivalente al 1,074 % de la Renta Nacional Bruta (RNB) conjunta de los Veintisiete, cuando el presupuesto nacional de un país de la UE equivale de media al 46 % de su riqueza.

La disputa gira en torno a rebajarlo al 1 %, como piden los más austeros, o elevarlo hasta el 1,11 % -el montante que propuso la Comisión Europea-, al que se agarran los defensores de las políticas agraria y de cohesión. La diferencia entre un extremo y otro son unos 112.000 millones de euros.

Los líderes llegaron a la cumbre enrocados en las posturas que han esgrimido los últimos días, ninguno satisfecho con el plan de Michel.

Holanda, Dinamarca, Suecia y Austria han formado un bloque para la negociación con dos demandas: reducir el presupuesto al 1 % de la renta conjunta y mantener los reembolsos que reciben en su contribución por aportar más de lo que reciben.

La propuesta de Michel plantea eliminar estas devoluciones de forma progresiva.

Otros dieciséis países, sobre todo del sur y del este, incluida España, rechazan los recortes previstos en los fondos de cohesión -destinados a que las regiones más pobres se acerquen al nivel de las ricas- y en las ayudas a la agricultura.

A su llegada a la cumbre, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, consideró el plan de Michel "altamente decepcionante" porque "reduce de manera bastante importante políticas fundamentales para España", en referencia al recorte del 14 % en agricultura y del 12,1 % en cohesión.

El presidente francés, Emmanuel Macron, defendió una política agraria "ambiciosa" y dar más músculo al nuevo Fondo de Defensa europeo, al tiempo que rechazó de plano las devoluciones.

"Hay que ser coherentes. No podemos decir en un momento dado que queremos más ambición y el día en el que se deben poner los medios decir que no estamos ahí", afirmó.

Alemania, el mayor contribuyente al presupuesto, está más cerca de quienes reclaman unas cuentas del 1 %. La canciller, Angela Merkel, criticó que la propuesta de Michel exige demasiado de estos países, pero aseguró que su país será "activo" para encontrar un acuerdo.

El encargado de fraguarlo es el presidente del Consejo Europeo, que ha optado por mantener solo un breve encuentro a Veintisiete y después ha iniciado una ronda de reuniones bilaterales con los líderes de cada país.