Última hora
This content is not available in your region

Inquietud ante el futuro en Fessenheim tras el cierre de la central nuclear

euronews_icons_loading
Inquietud ante el futuro en Fessenheim tras el cierre de la central nuclear
Derechos de autor  أ ب   -   Jean-Francois BADIAS
Tamaño de texto Aa Aa

Lo que para unos es un gran triunfo, para otros significa la peor derrota. La desconexión definitiva de la red eléctrica, del reactor número 1 de la central nuclear de Fessenheim, en Francia, supone el fin de la pesadilla para los movimientos ecologistas. Pero, al mismo tiempo, provoca la inquietud de miles de personas, cuyos trabajos están relacionados con la planta, situada en Alsacia, junto a la frontera con Alemania.

"Siento un gran alivio porque hemos esperado mucho tiempo para que se produjera el cierre de esta vieja central", declara André Hatz, presidente de la asociación Stop Fessenheim.

La planta eléctrica alsaciana, puesta en marcha en 1977, al lado de tierras alemanas y cerca de Suiza, generó 2 000 empleos directos e indirectos. Los trabajadores se inquietan por su futuro y trasmiten su incertidumbre a las autoridades.

Así, a la pregunta de un ciudadano que quiere conocer el futuro que espera a esos trabajadores, la ministra para la Transición Ecológica de Francia, Elisabeth Borne, responde que el Gobierno "trata de seguir todos y cada uno de los casos" en cuestión.

La eliminación del combustible de la central se completará, normalmente, para 2023. Luego debe continuar la fase de preparación para el desmantelamiento. Un proceso que debe comenzar en 2025 y concluir en 2040.