Última hora
This content is not available in your region

Los timadores sacan partido del coronavirus en Italia

Estantes vacíos en Milán el domingo 23 de febrero. El rápido aumento de casos en Itala ha creado un movimento de pánico
Estantes vacíos en Milán el domingo 23 de febrero. El rápido aumento de casos en Itala ha creado un movimento de pánico   -   Derechos de autor  Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved   -   Luca Bruno
Tamaño de texto Aa Aa

Desde la explosión del precio de los geles desinfectantes hasta los ladrones que se hacen pasar por voluntarios de la Cruz Roja, el brote del nuevo coronavirus es una bendición para los estafadores de Italia.

Desde finales de la semana pasada, la península ha visto una explosión de casos, convirtiéndose en el país líder en Europa en cuanto al número de individuos que han dado positivo para Covid-19. El martes, el balance era de 283 casos, incluyendo siete muertes, la gran mayoría de las cuales ocurrieron en Lombardía, la región de la capital económica del país, Milán.

Ante el pánico a una epidemia, los italianos se apresuraron a comprar máscaras protectoras y geles desinfectantes, lo que provocó una escasez en las farmacias y en muchos supermercados del norte del país.

Los estafadores y timadores espabilados se apresuraron a tratar de aprovecharse de ello.

El martes por la mañana, un usuario de Internet ofreció un frasco de un litro de la solución antibacteriana "Amuchina" por 300 euros en el sitio de ventas online Ebay. Para un desinfectante para bebés, Neo baby, cuesta no menos de 240 euros.

El fenómeno es tal que ha disparado chistes y fotos humorísticas en las redes sociales: "Intercambio de Amuchina 5 litros por Audi R5S 2019. También adecuado para el Audi RS5 de 2016, más 65.000 euros" o este intercambio imaginario entre un vendedor y un comprador: "¿Qué quieres: hachís o cocaína?". "Gel de amuchina".

Pero los "astronómicos" aumentos de precio de estos productos de salud e higiene no son motivo de risa para las asociaciones de protección al consumidor como Codacons.

Además de la Amuchina (+650% por la botella de 80 ml vendida a 22,50 euros en lugar de los 3 euros habituales), Codacons informa de un aumento del 1.700% en el precio de las máscaras, que ahora se venden en línea a unos 1,80 euros, frente a los 10 céntimos antes de "la psicosis".

Incluso mencionan un lote de cinco máscaras con válvula presentadas en Amazon como "ideales para coronavirus" y vendidas por 189 euros.

"Charlatanes"

"Es una especulación vergonzosa destinada a aprovecharse del miedo de la gente", denunciaron desde Codacons, que presentaron una denuncia ante la fiscalía de Roma y la policía financiera, pidiendo el cierre de las páginas infractoras.

"Si los gigantes del comercio electrónico no eliminan automáticamente las páginas donde se especula de esta manera, son cómplices de esta estafa", advirtió.

La fiscalía de Milán abrió el lunes una investigación contra X por "maniobras especulativas", instruyendo a la policía para que compruebe no sólo los sitios web, sino también las tiendas y los almacenes para comprobar si hay productos ocultos para fomentar la especulación.

"Estamos evaluando la hipótesis de adoptar normas para contener el precio de los desinfectantes y las mascarillas para evitar aumentos injustificados", anunció el martes la viceministra de economía, Laura Castelli.

Otro fenómeno es que los ladrones se hacen pasar por voluntarios de la Cruz Roja, del servicio de salud o de la Defensa Civil que realizan pruebas en sus casas para comprobar la posible contaminación. El objetivo: mientras uno realiza la llamada prueba, el otro roba dinero o joyas.

La Cruz Roja y la Defensa Civil han hecho saber que no van de puerta en puerta, pidiendo a los italianos que tengan "cuidado" y que alerten a la policía en caso de una visita de este tipo.

También hay quienes ofrecen las llamadas curas milagrosas.

"Se ofrecen en Internet algunos productos homeopáticos o naturales en Internet con el pretexto de poder prevenir la infección por coronavirus o curarla", dijo a la AFP Pier Luigi Lopalco, profesor de higiene y medicina preventiva de la Universidad de Pisa.

"Estos productos no tienen ninguna eficacia clínica" y los que los ofrecen son claramente "charlatanes", advierte.

El pánico se ha apoderado de muchos en Italia ante la explosión de casos y en las redes se multiplican las escenas de estanterías vacías en tiendas y supermercados.

Luca Bruno/ AP
Estanterías vacías en las tiendas de milán el domingo 23 de febreroLuca Bruno/ AP