Última hora
This content is not available in your region

Teletrabajo para evitar infecciones de coronavirus en Milán

euronews_icons_loading
Teletrabajo para evitar infecciones de coronavirus en Milán
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Aunque todo ha cambiado en Milán, muchos afrontan el brote del coronavirus con nuevas soluciones, para recuperar una "nueva normalidad". Por ejemplo, el consultor Tiziano Perchinunno ha tenido que optar por el teletrabajo, forma segura de evitar posibles infecciones en la oficina, que se está volviendo cada vez más popular.

"El viernes pasado recibí un correo electrónico con nuevas medidas para contener el virus, la principal petición fue trabajar desde casa una semana. Mientras no estábamos en la oficina la empresa ha estado desinfectando las instalaciones y se nos ha pedido que controlemos nuestras condiciones de salud, y que les hagamos saber si la situación cambia", explica Perchinunno.

La empresa ya ha repartido mascarillas y desinfectantes de manos a todos los empleados. Pero aunque las medidas son más estrictas esta vez, no es una situación tan negativa. Tiziano celebra que "te da la posibilidad de atender algunos compromisos personales haciendo las cosas mucho más fáciles"

Pero en la capital financiera italiana, mientras que algunos han encontrado una alternativa a la oficina, otros no pueden, sobre todo cuando su trabajo está vinculado a la Bolsa de Milán. En esta oficina en el centro de la ciudad los comerciantes no pueden dejar el lugar de trabajo. No es una decisión fácil, especialmente cuando se trata de la salud de las personas.

"No puedes obligar a tus empleados a venir a trabajar, así que tratamos de encontrar todas las formas posibles de seguir adelante con las cosas, si la situación empeora decidiremos retirarnos del mercado", dice Antonio Tognoli, Jefe de Ventas y Comercio de "Integrae Sim".

En toda la ciudad sólo los centros comerciales permanecerán cerrados durante el fin de semana, las tiendas y otros negocios pueden abrir. Pero los que lo hacen corren un mayor riesgo. "He oído que nos pedirán que cerremos las tiendas si la situación empeora. Y si cerramos, ¿qué hacemos?", dice preocupada la dueña de un pequeño negocio.

Pero en algunos casos la gente ha elegido opciones más drásticas, especialmente en el barrio chino de Milán, donde las tiendas y restaurantes que antes estaban llenos de clientes parecen haber cerrado por tiempo indefinido.