Última hora
This content is not available in your region

"Conducir en una autopista en Liguria requiere coraje": el riesgo de viajar por carretera en Italia

euronews_icons_loading
"Conducir en una autopista en Liguria requiere coraje": el riesgo de viajar por carretera en Italia
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

¿Conducirías por un viaducto en ruinas? En Italia, los conductores lo han hecho durante años, sin darse cuenta de los peligros. Hoy en día son más conscientes, pero todavía no tienen alternativa.

"Conducir en una autopista en Liguria requiere coraje", explica Luca Ternavasio, fundador de Autoestrade Chiare, una organización que lucha por que se corrijan los errores cometidos en la construcción de autopistas del país.

El estado de las autopistas italianas es un escándalo nacional. Hay una veintena de puentes muy dañados en Italia que están siendo investigados. También hay 200 túneles ilegales que no cumplen con los estándares europeos. Atravesada por viaductos y túneles, Liguria es el foco de esta crisis.

"Tener que conducir en Liguria significa correr riesgos
Luca Ternavasio
Fundador de Autostrade Chiare

"Hace un año y medio un viaducto se derrumbó matando a 43 personas. En los últimos dos meses 2,5 toneladas de escombros cayeron de un túnel. Tener que conducir en Liguria significa correr riesgos", cuenta Ternavasio.

El colapso del viaducto de Morandi, en Génova, en agosto de 2018, sacó a relucir una serie de incidentes que venían sucediéndose. En 2016 un paso elevado cerca de Milán se derrumbó por el peso de un camión, una persona murió.

En 2017 un puente se derrumbó cerca de Ancona. Dos muertos. Los dos últimos accidentes ocurrieron en Liguria, después del desastre de Morandi, en Génova. A causa de un derrumbe, un puente de la autopista cayó sobre la A6. El pasado diciembre el techo de un túnel se derrumbó en la A26 no muy lejos de Génova. No hubo víctimas, de milagro.

DesdeAutostrade Chiare, un comité de ciudadanos que ha ganado más de 60.000 afiliados desde diciembre, piden seguridad y justicia. Viajamos junto a su fundador, nuestra primera parada a lo largo de las autopistas de Liguria es bajo la autopista Savona-Turín. Es el lado que uno preferiría no ver del viaducto de Tecci. También nos acompaña el primer ingeniero que advirtió sobre las condiciones de los viaductos de esta zona, Paolo Forzano: "El ahorro en el mantenimiento de esta carretera ha sido continuo durante décadas. Desde que se construyó, no ha tenido mucho mantenimiento. Deberíamos probar con datos técnicos si la situación es segura, si tenemos una infraestructura en la que podemos confiar".

"[El puente]Se está desmoronando sobre nuestras cabezas. Tenemos mucho miedo de vivir aquí
Chiara Ottonello
Vecina bajo el viaducto Bisagno

Bajo el viaducto de Bisagno la gente vive con el temor de que un colapso al estilo de Morandi ocurra de nuevo. El puente es considerado "estructuralmente sólido", sin embargo, va a estar en restauración tres años y medio. Chiara Ottonello ha vivido aquí durante doce años y ahora sueña con mudarse: "Aquí está el viaducto. Nuestro edificio ha estado aquí desde 1925 y el puente fue inaugurado en 1967. Se está desmoronando sobre nuestras cabezas. Tenemos mucho miedo de vivir aquí".

"Esta es nuestra colección de trozos que han caído del puente. Cayeron sobre nuestras casas, nuestros jardines, huertos, donde deberíamos vivir tranquilos y seguros. Esto es una parte de una cuneta de tres metros que cayó sobre la parada del autobús. Esto es un tornillo de unión de autopista, con su propio código. Es el tercero que encontramos", lamenta Ottonello mientras saca de una bolsa cada uno de los pedazos de autopista.

A pesar de los trabajos planeados, Ternavasio es escéptico: "Se dijo que todo estaba bien también con el puente Morandi, pero se derrumbó. Hay puentes con síntomas muy similares, por eso no creemos lo que dice el concesionario".

Las investigaciones en curso han descubierto que el principal operador de autopistas, Autostrade per l'Italia, ha mentido durante años sobre el estado de su infraestructura, empezando por Morandi. Nos reunimos con uno de los investigadores principales en el hangar donde se están inspeccionando los restos del puente derrumbado. A sólo unos metros de distancia, se está construyendo el puente para reemplazarlo.

Euronews

"A partir del caso Morandi, y de cómo se hicieron los controles, hemos encontrado los mismos esquemas de falsificación. Algunas inspecciones se realizaron sólo parcialmente, en otras los documentos eran literalmente falsos. Esto ocurrió tanto antes como después del puente de Morandi", explica Ivan Bixio, coronel de la Guardia di Finanza, un cuerpo militar encargado de la seguridad pública, bajo el mando del Ministerio del Interior.

Los magistrados descubrieron que Autostrade per l'Italia contrató a una empresa subordinada para realizar inspecciones en su red de autopistas. En resumen, la empresa se controlaba a sí misma.

El Gobierno tiene un total de 25 contratos de concesión de carreteras de peaje. Es uno de los sistemas europeos más complejos. Autostrade per l'Italia es el principal operador privado italiano con más de 3.000 kilómetros de autopistas. Está controlado por Atlantia, que pertenece a la familia Benetton. Ellos, como otros operadores, han financiado partidos de todos los colores políticos.

Ternavasio tiene claro quién es el culpable: "El gobierno no ha hecho su trabajo, empezando por las concesiones que firmó en 2007. Hay un acuerdo de concesión que dice literalmente que incluso en caso de negligencia o insolvencia total por parte del concesionario, nosotros, es decir, el Gobierno, estamos obligados a reembolsar las ganancias perdidas hasta el final del contrato de concesión. Es como firmar un cheque por valor de unos 20 mil millones de euros a una empresa privada que gestiona un bien público. Es un contrato que nadie firmaría nunca".

El Gobierno está considerando la suspensión de la concesión de Autostrade per l'Italia y quiere endurecer el sistema de control. Hasta ahora ha creado un organismo de supervisión, que aún no está operativo y ha enviado un "superinspector" para comprobar el estado de los puentes y túneles en peligro. Felice Morisco, de la Dirección General de Vigilancia de Concesiones de Autopistas, responde por el Ministerio: "Las actividades de control están bajo la responsabilidad del operador de la autopista. El número de técnicos en el ministerio es muy limitado porque no deberíamos hacer este tipo específico de actividad. Las inspecciones en curso se califican como de carácter extraordinario".

Y excepcional es también la velocidad con la que se está construyendo el nuevo puente de Génova. Será inaugurado esta primavera, pagado por Autostrade per l'Italia. El operador parece estar actuando rápidamente para reparar las carreteras y su imagen. Un centenar de obras están en curso en las autopistas de Liguria y anunció un plan de inversión que casi se ha triplicado para los próximos cuatro años. Las obras en los túneles comenzaron hace un mes.

"Podemos estimar que, en tres, cuatro, cinco meses, inspeccionaremos todos los túneles. Tanto los construidos entre 1930 y 1979, que no son impermeables, como los construidos entre 1980 y ahora, que tienen impermeabilización pero no drenaje de agua", cuenta Alessadro Damiani, director técnico de Lombardi Engeneering.

A medida que las obras continúan, aquellos que dependen de las autopistas siguen cuestionando lo que ven. Su temor de que tratos torcidos y accidentes mortales puedan estar aún por delante, más adelante en el camino.