Última hora
This content is not available in your region

Batalla entre el sector centrista y el izquierdista en las primarias demócratas

euronews_icons_loading
Batalla entre el sector centrista y el izquierdista en las primarias demócratas
Derechos de autor  Michael Wyke/ASSOCIATED PRESS   -   Michael Wyke
Tamaño de texto Aa Aa

Una casa dividida, una 'familia' en guerra. La batalla por la nominación de los demócratas expone profundas diferencias dentro del partido entre sus facciones centristas e izquierdistas. Bernie Sanders es el abanderado de esta última tendencia. Sus propuestas radicales para la sanidad pueden resultar demasiado socialistas para algunos pero muchos votantes se han hecho eco de las medidas y le han granjeado el estatus de favorito.

"Vamos a ganar en todo el país porque el pueblo estadounidense está harto de un presidente que miente todo el tiempo", declaraba Bernie Sanders en uno de sus actos de campaña.

Elizabeth Warren comparte la visión revolucionaria de Sanders. Ella también aboga por la ampliación de los programas sanitarios financiados con impuestos y la cancelación de la deuda de los estudiantes. Pero los habituales aliados han chocado bruscamente durante esta campaña. Sobre todo por las afirmaciones de Sanders de que una mujer no podría ganar las elecciones presidenciales en 2020.

Y es precisamente la 'elegibilidad' el tema que ha sido abordado por Joe Biden y otros moderados. Sus políticas pueden no haber encendido el debate pero argumentan que Sanders y Warren están demasiado a la izquierda para el votante estadounidense medio.

"Soy demócrata por una simple razón. No soy socialista. No soy un plutócrata. Soy demócrata. Soy demócrata, ¿vale? Y estoy orgulloso de serlo", afirmaba Joe Biden, candidato presidencial demócrata.

Biden ha recibido un impulso después de que Pete Buttigieg se retirara de la carrera tras perder fuerza, a pesar de sus buenas perspectivas en el inicio de campaña. Lo mismo ha ocurrido con Amy Klobuchar. La senadora de Minnesota puso fin a su campaña presidencial y, como hizo Buttigieg, también mostró su apoyo a Joe Biden.

Así, ahora, la congresista hawaiana Tulsi Gabbard se encuentra situada entre los cinco primeros, de los demócratas restantes, que siguen en la carrera por la presidencia.

Una batalla política que se complica, todavía más, con la participación de Mike Bloomberg. Lo que le falta en el apoyo tradicional que brinda el partido, Bloomberg lo compensa con importantes medios económicos.

Lo único que está claro, hoy día, es que ningún candidato genera el atractivo unificador de Barack Obama. El efecto "yes we can" puede ser crucial para quien salga elegido, si pretende vencer a Donald Trump en los comicios de noviembre.