Última hora
This content is not available in your region

Europa extrema las medidas para frenar la propagación del coronavirus

euronews_icons_loading
Europa extrema las medidas para frenar la propagación del coronavirus
Derechos de autor  Radivoje Pavicic/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La primera jornada con todas las escuelas y universidades cerradas en Italia transcurrió con resignación, un "sacrificio necesario" frente al coronavirus, en opinión de autoridades, científicos y padres.

El país más afectado de toda Europa, con más de 100 muertos y 3.000 enfermos, ha tomado medidas drásticas que otros cirunscriben a pequeñas zonas para contener la enfermedad. Algo casi imposible, dicen las autoridades británicas.

"El plan original fue establecido con la idea de que si esto podía controlarse en China y contenerse en cualquier otro lugar este virus desaparecería. Y creo que las posibilidades de que esto suceda son escasas, vaya creo que nulas", ha dicho el jefe del servicio médico del Reino Unido, Chris Whitty.

En Francia, se investigan los contactos de los miembros enfermos de una comunidad evangélica que celebró una reunión a finales de febrero con más de 2.000 participantes. De momento, la cuarenta y el autoaislamiento son las medidas recomendadas.

Sin embargo, los especialistas creen que quizás no sea suficiente.

"No tenemos vacuna, de hecho lo único que hacemos es seguimiento de pacientes enfermos o no, hacemos el aislamiento y luego organizamos administrativamente la vida del territorio contaminado, es un poco como Fukushima, y no se hace nada más", explica el médico de cabecera de la localidad francesa de Auray, Eric Henry.

En España, los últimos casos se han detectado en una residencia de personas mayores de Madrid. Diez ancianos y un trabajador han dado positivo en los análisis.

Estas son las cifras de casos confirmados difundidas este miércoles por el Ministerio de Sanidad español.

El virus prosigue su avance y medidas como la desinfección de los transportes públicos adoptadas en Corea del Sur, Irán e Italia, podrían generalizarse.