Última hora
This content is not available in your region

Marejada en la negociación pesquera entre el Reino Unido y la UE

euronews_icons_loading
Brexit Fish Fight
Brexit Fish Fight   -   Derechos de autor  David Keyton/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Recuperar el control de para decidir quién puede pescar en aguas del Reino Unido. Este es uno de los objetivos del Gobierno británico en sus negociaciones con la UE. Actualmente, los pescadores de una nación comunitaria pueden pescar con redes de arrastre en aguas de otros Estados miembros en virtud de la Política Pesquera Común. Un acuerdo visto como desfavorable en Gran Bretaña.

"Las flotas de la Unión Europea pescan unas seis veces más en aguas del Reino Unido que los barcos del Reino Unido en aguas de la UE, así que está desequilibrado", declara Barrie Deas, jefe ejecutivo de la Federación Nacional de Organizaciones de Pescadores de Inglaterra, País de Gales e Irlanda del Norte.

Bruselas quiere mantener el sistema actual pero Londres exige negociaciones anuales para decidir quién puede pescar y dónde puede hacerlo.

"Nuestras zonas de pesca son nuestro recurso soberano y determinaremos el acceso de otros países a nuestros recursos, en nuestros términos", afirma Michael Gove, portavoz del gabinete de Gobierno.

La industria pesquera tiene un valor aproximado de 1 700 millones de euros para la economía del Reino Unido. Aunque la cantidad puede resultar considerable, en realidad, apenas representa alrededor del 0,1 % del PIB de Gran Bretaña. Alrededor de tres cuartas partes de todo el pescado que se captura, se exporta; sobre todo a otras naciones de la UE.

Boulogne-sur-Mer, en el norte de Francia, procesa cada año unas 400 000 toneladas de pescado extranjero, incluido el salmón escocés. Ahora, los pescadores franceses amenazan con poner obstáculos al marisco británico si no pueden lanzar sus redes en aguas del Reino Unido.

"Si llegamos a la guerra es bastante obvio que los británicos perderían en el mercado europeo y no se les permitiría vender sus productos en Francia", Olivier Leprêtre, presidente del Comité Regional de Pesca Marítima.

No sería la primera pelea entre ambas partes. Hace un año y medio los barcos franceses y británicos se enfrentaron en la denominada 'Guerra de la Vieira'. Los derechos de pesca, que tienen una gran carga política y emocional, fueron uno de los temas clave en la campaña previa al referéndum del Brexit.

"Se mire como se mire, una de las partes implicadas en las negociaciones, va a perder. Los barcos de la UE podrían tener que pescar en una zona más pequeña. Los pescadores británicos se arriesgan a tener que pagar los aranceles de exportación o incluso a un bloqueo francés. La principal pregunta ahora es: ¿hasta dónde están dispuestos a llegar en Londres por una industria tan pequeña para su economía?", concluye Oliver Whitfield, enviado especial de Euronews a Boulogne-sur-Mer.