Última hora
This content is not available in your region

Requisadas las mascarillas producidas en Francia

euronews_icons_loading
Requisadas las mascarillas producidas en Francia
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Esta fábrica situada cerca de Roanne es una de las pocas, en Francia, que produce mascarillas. Un objeto muy codiciado desde la aparición del COVID-19. Hasta el punto de que la empresa ha tenido que tomar medidas para satisfacer una demanda extremadamente alta. Produce diez u once veces más, con respecto a su producción normal.

"Hemos triplicado el personal. Hemos pasado de 17 empleados a casi 55. Así que tuvimos que buscar soluciones. Encontramos trabajadores, los integramos, los entrenamos, los enviamos a las máquinas, montamos nuevos equipos...", declara Nicolas Brillat, director de la empresa Valmy SAS.

La cartera de pedidos está repleta pero el Gobierno francés anunció, el martes, la requisa de todas las máscarillas, la empresa teme perder clientes; especialmente en el extranjero.

"Lo que sucedió fue que hace tres ó cuatro semanas, cuando se detectaron los primeros casos en el Reino Unido, el NHS, el sistema de británico de salud, activó inmediatamente su plan pandémico. Esto requirió la entrega de varios millones de máscarillas que fabricamos, repartidas en varias semanas. Y aquí nos enfrentamos a un gran problema. La requisa no nos permite entregarlas y supone un problema porque el NHS es el mayor cliente de nuestras mascarillas a lo largo de todo un año", añade Nicolas Brillat.

El veto a la exportación supone un gran riesgo para la empresa; sus clientes podrían recurrir a la competencia. Así, las mascarillas producidas en Francia se distribuirán a las farmacias del país y se reservarán únicamente a los profesionales de la salud y a las personas infectadas por el coronavirus.

"Es necesario tener el producto correcto, en el lugar correcto, en el momento adecuado. Una especie de crisis de pánico, ahora, puede ser muy perjudicial para cuando realmente necesitemos el producto", señala el doctor Benkemoun, gerente de una farmacia.

En París y Marsella, los hospitales sufrieron el robo de miles de mascarillas. Ante esta situación, la orden de los farmacéuticos es tranquilizar a los ciudadanos y evitar la psicosis.

"La mascarilla es inútil si no tienes ningún síntoma. En sí, la mascarilla se utiliza para tratar de evitar las proyecciones al toser o estornudar. Pero esto no impide que una persona sana se contagie porque sabemos que el contagio se produce esencialmente a través de las manos. La única medida efectiva para protegerse del virus no es la mascarilla sino lavarse las manos regularmente, con agua y jabón", afirma Carine Wolf That : Presidente del colegio de farmacéuticos franceses.

El miércoles, el Gobierno alemán tomó medidas al respecto y anunció que suspendía la exportación de mascarillas hasta nueva orden.