Última hora
This content is not available in your region

Incertidumbre en la frontera entre Grecia y Turquía

euronews_icons_loading
Incertidumbre en la frontera entre Grecia y Turquía
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Hoy en día, la duda invande los cruces fronterizos entre Turquía y Grecia. Los refugiados que llegan a la zona denuncian que al llegar a territorio griego, las fuerzas de seguridad les devuelven quitándoles sus pertenencias y el dinero que llevan encima.

Hemos estado aquí durante 6 días, asegura un migrante.

¿Y qué crees que pasará?

- ¡Dios lo sabe! ¡Dios lo sabe!

La única cosa que la gran mayoría de la gente que espera en la frontera turca sabe es que están atrapados y en riesgo.

Hablamos con un grupo que está esperando el momento adecuado y la gente adecuada para poder cruzar.

Los migrantes denuncian que se han gastado cantidades enormes de dinero con los contrabandistas. Pero ¿cuánto cuesta cruzar?

Al hacer esta pregunta, enseñan en la pantalla del móvil un precio: 1000 liras.

"Es un negocio rentable", aseguran. "Tentador en tiempos de profunda crisis financiera".

Osman es una de las personas que ayuda a los migrantes a realizar la travesía. Nos cuenta una de las últimas que realizó: "Había 200, en realidad 201 personas. Vinieron aquí y me pidieron si podía llevarlos a Grecia. Les dije que podía y les ayudé."

Él promete que no se obtuvo ninguna compesación económica a cambio y asegura que no hay nada ilegal en lo que hizo.

Muchos creen que los residentes locales se sintieron alentados a facilitar los cruces, tras los comentarios del presidente turco asegurando que se debería permitir a los refugiados ir "tan lejos como puedan.

En el punto álgido de la crisis, cuando miles de solicitantes de asilo viajaron hasta aquí tras el anuncio de la apertura de la frontera de Turquía con Grecia, muchos refugiados y migrantes informaron de que las fuerzas de seguridad turcas les dirigían a cruces no oficiales como este punto. Donde todo lo que tendrían que hacer para llegar a Europa es cruzar el río Meric.

Osman cuenta que cada vez es más difícil. "Mientras estábamos junto al río, los soldados griegos instalaron alambre de púas a pocos metros de donde Osman solía llevar a la gente para cruzar.

Asegura que si los refugiados vuelven: "Les llevaré de nuevo. Les ayudaré".