Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus desabastece empresas británicas

euronews_icons_loading
El coronavirus desabastece empresas británicas
Derechos de autor  image euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En una fábrica a las afueras de Birmingham se hacen partes de aviones y coches de todo el mundo. Como la mayor parte de la industria británica, Cube Precision está muy interconectada, como explica su director gerente, Neil Clifton: "Los problemas al otro lado del mundo, en realidad están afectando la forma en la que hacemos nuestros negocios en el día a día."

Para empresas como esta, en el corazón de la industria automovilística del Reino Unido. la caída de las ventas en China, provocada por el coronavirus, ya ha tenido un gran impacto. "Algunos materiales provienen del lejano oriente, otros de la Europa continental, lugares que actualmente están bloqueados. Y si no podemos obtener ese material, no podemos utilizarlo y no podemos añadirlo a las herramientas y venderlo a nuestros clientes. Eso va a disminuir nuestros ingresos y nos pone bajo cierta presión".

Un equipo de 50 personas fabrica partes para el Jaguar Land Rover que recientemente ha reducido la producción. Un retraso en la cadena de suministro ha llegado más rápido que el propio virus. Para empresas como Cube añade más inseguridad.

Más incertidumbre por la pandemia

Para los fabricantes de tamaño medio lo que sucede en China importa, porque este es un sector global interconectado que produce coches y aviones en todo el mundo. Es un engranaje en una rueda muy grande"

David Bailey es profesor de economía de la Universidad de Birmingham y que si el virus alcanza la región habrá "aún más incertidumbre e interrupción potencial tanto de las ventas, del lado de la demanda, pero también potencialmente del lado de la oferta, sin que las cadenas de suministro sean capaces de llevar los componentes a donde los coches se hacen

Y no es sólo el sector automovilístico el que ha sido afectado por el virus. Esta empresa siderúrgica galesa también depende en gran medida de China. Pero lo que más se ha sentido aquí es la disminución de la producción en toda Europa, según subraya Matthew Price, que trabaja en Dyfed Steels Ltd: "Compramos en todo el mundo, compramos en Europa, en China por todas partes. Con el coronavirus algunos contratos se han quedado en cantidades menores, se han reducido a la mitad, algunos incluso a un cuarto."

Hay algunas empresas que tienen la capacidad de reemplazar los contratos que los competidores chinos no han podido cumplir, pero esta interrupción sin precedentes de la cadena de suministro va a tener inevitablemente un impacto drástico en el territorio británico.