Última hora
This content is not available in your region

"Tendremos que decidir qué pacientes salvar", mensaje desde un hospital de Bérgamo

euronews_icons_loading
 "Tendremos que decidir qué pacientes salvar", mensaje desde un hospital de Bérgamo
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La ciudad de Bérgamo es ahora mismo uno de los principales focos del coronavirus en la región de Lombardía, Italia. El Doctor Lorenzo D'Antiga es el director de la Unidad Pediátrica y del Centro de Transplantes del hospital Papa Juan XXIII. D'Antiga cuenta a Euronews la dramática situación que vive estos días este centro:

"La disponibilidad de camas está saturada, así que estamos realmente en problemas. Tenemos que enviar a los pacientes a otros hospitales, pero todas las unidades de cuidados intensivos de la región están llenas. Estamos ante un gran, gran problema", confiesa D'Antiga.

"Todas las camas están ocupadas. El 20 por ciento de ellas por pacientes con otras enfermedades, y el 80 por ciento restante por pacientes con COVID-19, así que no quedan camas".

Al ser preguntado por posibles soluciones, D'Antiga nos comenta que se intubará "a los pacientes en algún lugar del hospital, en el departamento de emergencias supongo. Y después tendremos que llevar a los pacientes a otros hospitales, pero lejos, porque los hospitales cercanos están en la misma situación".

Todas las unidades de cuidados intensivos de la región están llenas
Doctor Lorenzo D'Antiga
Hospital Papa Juan XXIII de Bérgamo

"Tenemos un flujo de entrada bastante notable, pero no tenemos un flujo de salida", desvela el entrevistado. "Hay que reemplazar la sala de medicina interna, la sala de gastroenterología, incluso la sala de neurología. Y tenemos que hacer espacio para los pacientes con coronavirus. Así que la mitad del hospital está trabajando en estos pacientes".

D'Antiga tambien desvela la difícil situación que viven él y sus colegas a la hora de tener que decidir qué pacientes tienen prioridad: "Hasta ahora los criterios son los mismos, los pacientes muy ancianos con otras enfermedades graves no se intuban, por ejemplo. Pero si el número aumenta, entonces tendremos que decidir. Porque como decía, tenemos en la sala 400 pacientes y nuestros cuidados intensivos son cuatro. Así que si el número de casos aumenta entonces tendremos que decidir no salvar a los pacientes que hace seis meses habrían sido salvados".

"La situación es muy dramática", concluye el doctor. "El estado de ánimo es realmente deprimente. Ningún familiar puede quedarse con los pacientes durante su internado. Y algunos desafortunadamente murieron sin nadie a su lado. También está prohibido hacer funerales. Ni siquiera la última oración puede hacerse correctamente".