Última hora
This content is not available in your region

Madre solo hay una, padre también | Punto de vista

Las opiniones expresadas en los artículos de la sección "View" (Punto de Vista) son únicamente las del autor.
Tamaño de texto Aa Aa

Una reflexión en tiempos del coronavirus sobre un Día del Padre en España fuera de lo normal. Con familias confinadas en sus casas y otras separadas por esa misma cuarenta.

El famoso dicho español de ‘madre solo hay una’, si alguna vez fue cierto hoy lo es menos que nunca. La biología hasta hace poco, le daba la razón, se sabe quién te parió pero no quién te engendró. Esto ya no es así desde que se puede recurrir al test de ADN para determinar la paternidad. Y no debe ser algo tan poco importante en la vida de una persona cuando hay tantas que buscan por todos los medios encontrar a su progenitor; y no es una cuestión de dinero o de herencias, sino por la imperiosa necesidad de conocer sus orígenes. ¿Quién se atrevería a menospreciar este impulso?

Relegado durante milenios al papel de procurador de bienestar físico de la prole, confinado al papel de autoridad en la familia, el padre de hoy ya no acepta esa reducción. Muchos quieren ocuparse de sus hijos, sienten esa necesidad, y ¿por qué no más que muchas madres?

Pero no se trata de reducir la buena paternidad a cambiar pañales y dar de comer al bebé, el padre es mucho más que todo eso, al menos para las hijas. Cuando falta el padre, falta mucho, es irremplazable y ese vacío va a durar toda la vida.

La psicología ya se interesa por ese papel específico del padre en la formación de la personalidad y del futuro de la hija. Es una relación privilegiada, que no es sustituible por otra, quien tiene la suerte de tenerla, tanto el padre como la hija debe cultivarla.

Es una relación bilateral, que sirve a los dos, las actividades y conversaciones entre padre e hija nunca serán iguales a las que tendrá con su madre.

El ejercicio físico, las actividades más arriesgadas, el desafío y el hacer frente al peligro, no son cosas que las madres aprecian en general. El padre sí, y la hija aprende igual que aprendieron los hijos durante milenios, a hacer frente a los avatares de la vida con más confianza en sí misma y normalidad. Por eso la psicología recomienda fomentar esa relación y esos momentos exclusivos entre el padre, que sí solo hay uno, y la hija. Al crecer será una mujer más independiente y segura, mas fuerte.

Hoy es el día del padre, muchas hijas echarán de menos al suyo, porque ya no está, porque nunca lo conoció, porque se ha ido lejos, porque está trabajando, o porque una pandemia se ha atravesado en su camino y le impide ir a darle un abrazo y plantarle un par de besos.

Beatriz Beiras es la jefa de la redacción española de Euronews.