Última hora
This content is not available in your region

Sin parar y sin protección: Las funerarias de Bérgamo abrumadas por las muertes del Covid-19

Sin parar y sin protección: Las funerarias de Bérgamo abrumadas por las muertes del Covid-19
Derechos de autor  PIERO CRUCIATTI/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Han estado trabajando sin parar durante casi un mes, sin guantes, ni mascarillas.

Ninguno de ellos se ha sometido a un test, aunque han estado en contacto con docenas de familiares y amigos de personas que fallecieron a causa de Covid-19. Los propietarios y empleados de las funerarias de la provincia de Bérgamo, en el norte de Italia, están agotados y amenazan con dejar de trabajar a menos que se tomen las medidas adecuadas para proteger la seguridad pública.

Hay alrededor de 80 empresas que operan en la provincia. Una de las más grandes emplea a unas 40 personas. Antes de que el coronavirus irrumpiera allí, se ocupaban de un promedio de 115 funerales por mes, pero en lo que va de marzo ya hay más de 800.

Las imágenes de los camiones del Ejército transportando los ataúdes de las víctimas de Covid-19 fuera de Bérgamo se han convertido en un símbolo del drama que la ciudad está viviendo. El crematorio ha estado trabajando 24 horas al día durante semanas, pero no puede cumplir con las demandas. Por el momento la lista de espera para la cremación es de tres semanas.

Massimo Paolone/AP
El Ejército italiano descarga los cuerpos de víctimas del Covid-19 en Bérgamo, Italia.Massimo Paolone/AP

Bérgamo es una de las zonas con mayor número de casos en Italia, casi 6.500 según los datos de la Agencia de Protección Civil. Antonio Ricciardi, presidente de la asociación de funerarias LIA, que engloba a pequeñas y medianas empresas de la zona de Bérgamo, asegura que la situación es insostenible.

"Es absolutamente irresponsable continuar operando en las condiciones actuales", dijo Ricciardi. "Entrando y saliendo de los centros de salud y de las casas de la gente sin ningún control sanitario".

Los expertos sostienen que las autoridades subestimaron el riesgo de Covid-19, especialmente durante las primeras etapas del contagio.

Pietro Bonaldi, director de LIA, dijo a Euronews: "En los primeros días todavía se permitía transportar el ataúd abierto. El ataúd se transportaba a las casas de los parientes y a las iglesias para permitir a parientes y amigos saludar al difunto. Sin embargo, de esta manera, muchas personas se reunían en un espacio reducido, favoreciendo la propagación del virus. Hicimos saber este asunto a las autoridades".

Por lo tanto, además de los parientes y amigos, los empleados de la funeraria también pueden haber contribuido al aumento exponencial del número de casos en la provincia.

Prohibidos los servicios funerarios

A medida que el contagio avanzaba, se establecieron normas más estrictas para el tratamiento de los fallecidos. Los cuerpos ahora no se desnudan y se vuelven a vestir, simplemente se envuelven en una sábana empapada en una solución desinfectante. Además se ha prohibido el traslado de ataúdes abiertos, se sellan inmediatamente.

Tampoco se permiten las ceremonias, para evitar las reuniones masivas. El funeral se reduce a simplemente transportar el ataúd sellado al cementerio o crematorio. La cremación de las personas que murieron como resultado de Covid-19 no es obligatoria.

Desde hace casi un mes, los empleados del servicio funerario han estado entrando en los centros de salud de la zona de Bérgamo sin ninguna protección. La falta de máscarillas, guantes y soluciones desinfectantes es bien conocida, por lo que hace unos días la región de Lombardía lanzó un nuevo llamamiento a las empresas capaces de producirlas. Naturalmente, se da prioridad a los trabajadores de la salud pero, como señala Bonaldi, incluso los trabajadores de las funerarias se encuentran a menudo compartiendo su propio espacio con el de una persona todavía contagiosa cuando se les llama para cuidar del difunto.

El tema de las pruebas es más complejo. Ninguno de los trabajadores de la funeraria, Bonaldi confirmó a Euronews, ha sido sometido a ella. De acuerdo con la última circular del Ministerio de Salud italiano, sólo las personas con síntomas del virus deben someterse al test. Sin embargo, no todas las regiones siguen esta directiva.

La región del Véneto, por ejemplo, ha optado por la realización sistemática de pruebas: hasta la fecha se han realizado más de 61.000, sólo 12.000 menos que en Lombardía, que, sin embargo, tiene un número de casos seis veces superior (casi 29.000 frente a unos 5.000 en el Véneto). Lombardía, la región con más casos del país, ha tomado una dirección respecto a los tests más conforme a las directivas ministeriales. La consecuencia es que cientos de trabajadores del servicio funerario siguen haciendo su trabajo sin ningún tipo de control que proteja su salud y la de la comunidad.

Italia es el país con más fallecidos del mundo por coronavirus, 6.820, según los últimos datos proporcionadas por las autoridades italianas. El martes, el número de contagios ha descendido por tercer día consecutivo.