Última hora
This content is not available in your region

El confinamiento ha salvado 59.000 vidas en Europa, según un nuevo estudio del Imperial College

Virus Outbreak A Week Photo Gallery
Virus Outbreak A Week Photo Gallery   -   Derechos de autor  Olmo Calvo/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El confinamiento puede que ya haya tenido resultados positivos en Europa. El esfuerzo de miles de europeos de permanecer durante días sin salir de sus hogares podría haber evitado la muerte de miles de personas.

Esto indica un nuevo estudio de los científicos del Imperial College que redactaron el informe que inspiró la cuarentena en Europa y que ahora estiman que estas medidas de confinamiento sin precedentes han reducido en 59.000 el número de personas fallecidas por el coronavirus en 11 países europeos.

El informe publicado ayer indica que las medidas han evitado en Italia y España, los países con más fallecidos por coronavirus del mundo, cerca de 38.000 y 16.000 muertes, respectivamente.

"Incluso en el Reino Unido, que está en una etapa mucho más temprana en su epidemia, predecimos que se han evitado 370 muertes", añaden los investigadores.

Esta cifra, precisan los autores, aborda tan solo el número de muertes hasta el 31 de marzo.

Muchos más infectados de los registrados

El estudio estima además que la tasa de infectados en cada país es superior a la registrada oficialmente. En España, por ejemplo, es el país de los analizados donde los científicos del Imperial College calculan que hay la tasa más alta de infección con el 15 por ciento de su población.

De hecho, se cree que un factor importante en la rápida propagación mundial del virus ha sido el alto número de personas infectadas que no han presentado síntomas y por lo tanto, no saben que han tenido el virus, pero han podido ser un vector de contagio.

Un estudio centrado en China publicado por la revista Science estima que en las primeras semanas de la epidemia hasta un 86% de los casos de contagio no fueron documentados, porque no se sentían enfermos.

Esto facilitó la rápida propagación de la epidemia hasta convertirla en una pandemia. "Las infecciones indocumentadas fueron la fuente de infección para el 79% de los casos".

A pesar de que las tasas son superiores a las registradas, los investigadores del Imperial College calculan que "sólo una pequeña minoría de individuos en cada país se ha infectado, con una tasa de ataque en promedio de 4,9%", indican.

Esto supone, según los científicos, que los países europeos están lejos de alcanzar la llamada 'inmunidad del rebaño', lo que significaría que más de la mitad de la población fuera inmune al virus al haberse ya infectado, reduciendo la probabilidad de contagio.

"Esto implica que el virus podrá propagarse rápidamente si se levantan las intervenciones", añaden.

Un informe anterior del Imperial College calculaba que las medidas de confinamiento deberían de prolongarse por al menos tres meses y que el distanciamiento social debería durar "potencialmente 18 meses o más", el tiempo que se tarde en disponer de una vacuna. "Dado que predecimos que la transmisión se recuperará rápidamente si las intervenciones se relajan", aseguraban.

Por lo que si el confinamiento funciona, puede que tenga que alargarse más allá de lo esperado para que siga teniendo resultados.