Última hora
This content is not available in your region

¿Cuándo terminarán las restricciones del coronavirus; podría haber una segunda ola?

¿Cuándo terminarán las restricciones del coronavirus; podría haber una segunda ola?
Derechos de autor  Jerome Delay/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras un tercio de la humanidad está ya bajo confinamiento para frenar la pandemia del coronavirus, muchos se preguntan cuándo la vida volverá a la normalidad.

Varios países de Europa están extendiendo sus plazos iniciales de confinamiento que restringen en gran medida la libertad de movimiento de sus ciudadanos, sin mucha información hasta el momento sobre si realmente están funcionando o no.

El confinamiento en Italia, vigente desde mediados de marzo, probablemente se extenderá más allá del 3 de abril y España ha añadido ya dos semanas adicionales a su período de cuarentena, que durará ahora hasta el 11 de abril. En ambos países, los contagios y el número de muertos por el brote continúan aumentando.

Un grupo de expertos que asesora al gobierno francés dijo el miércoles que el confinamiento debería durar al menos seis semanas en el país. Según los especialistas, no será posible levantar las restricciones sin los datos de los hospitales sobre su capacidad para manejar los casos entrantes del virus.

Es difícil obtener esos datos cuando los hospitales ya están saturados, dijo el grupo de expertos.

Mientras tanto, India declaró la mayor cuarentena colectiva: 1.300 millones de personas durante un total de 21 días para frenar la propagación del virus. Nadie puede salir de casa y la medida provocó que la gente fuera a comprar en masa ante el pánico.

"La vida no volverá a ser lo que era de la noche a la mañana", admitió el primer ministro austríaco, Sebastian Kurz, mientras explicaba que las restricciones seguirán vigentes hasta al menos el 12 de abril.

"Probablemente estaremos en una fase después de la Pascua que será más parecida a la situación actual que a lo normal", dijo Kurz.

La semana pasada, los investigadores del Imperial College de Londres publicaron los resultados de la modelización informática sobre cómo el distanciamiento social y las restricciones de movimiento podrían afectar la propagación del COVID-19 en los Estados Unidos y Reino Unido.

Descubrieron que las medidas de distanciamiento social podrían reducir a la mitad el número de muertes en Reino Unido, de 510.000 en una "epidemia no mitigada" (sin estrategias de distanciamiento social) a unas 250.000 personas si se aplican y todos pueden recibir tratamiento.

Pero es poco probable que todo el mundo pueda ser tratado, porque incluso con estas estrategias en marcha, los hospitales se desbordarán, dijeron los investigadores.

Este modelo, basado en la estimación de que durarán al menos tres meses, ha ayudado a asesorar a los gobiernos sobre las restricciones actuales.

"Es probable que tales medidas -más notablemente, el distanciamiento social a gran escala- tengan que estar vigentes durante muchos meses, tal vez hasta que se disponga de una vacuna", dijo el profesor Neil Ferguson, que dirige la investigación.

La posibilidad de un segundo brote

¿Pero tendremos que pasar por esto otra vez?

Los expertos dicen que una vez que se levanten las restricciones de movimiento, el virus podría propagarse de nuevo, provocando una nueva ola de medidas de distanciamiento social.

Esto se puede dilatar en el tiempo hasta que se encuentre una vacuna - que estiman no estará disponible hasta dentro de un año o 18 meses -un plazo increíblemente ambicioso que algunos dicen que podría no ser posible.

Mientras tanto, un nuevo brote de coronavirus podría provenir de "la afluencia de otras regiones, la transmisión asintomática en curso, [o] la transmisión asintomática en situaciones de súper propagación", dijo Barun Mathema en la Escuela de Salud Pública Mailman de Columbia.

Pero Mathema añadió que la propagación de la enfermedad también podría depender de cómo la gente respeta el distanciamiento social o de lo bien que los gobiernos hagan cumplir los cierres.

Si las infecciones vuelven a bajar, podría ser más fácil controlar su propagación.

"Creo que el modelo del Imperial College es correcto sobre la posibilidad de resurgimiento", dijo Caroline Buckee, profesora de epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Buckee añadió que podría depender del número de personas asintomáticas con el virus.

Si hay un alto número de personas asintomáticas con inmunidad al virus, es probable que no haya un resurgimiento tan grande de la enfermedad".

Investigaciones recientes publicadas en Science sugirieron que la transmisión leve o asintomática podría ser responsable de la rápida propagación de este coronavirus.

China no registró al menos el 86% de los contagios antes de declarar la cuarentena. Esos casos que pasaron bajo el radar oficial fueron a menudo la fuente de los casos confirmados.

Tácticas más "agresivas" de contención

Otra forma de evitar un nuevo brote después del confinamiento es a través de la realización de pruebas masivas y el seguimiento de las personas con el virus.

Estos son métodos que la Organización Mundial de la Salud ha llamado tácticas "agresivas" en la lucha contra la epidemia.

"Si las tendencias que hemos visto en Corea del Sur se mantienen, por ejemplo, puede que no necesitemos [volver a instaurar confinamientos]", dijo Mathema. Corea del Sur desarrolló una capacidad para realizar pruebas masivas muy rápidamente durante el brote.

De hecho, los investigadores del Imperial College declararon: "A medida que el número de casos disminuye, se hace más factible adoptar pruebas intensivas, rastreo de contactos y medidas de cuarentena similares a las estrategias que se emplean hoy en día en Corea del Sur".

Mathema añadió que los gobiernos tendrán que "ser cuidadosos" en la "rapidez" con la que relajan los confinamientos, "incluso después de que la curva parezca estar controlada".

China ha comenzado a aflojar las restricciones, pero la ciudad de Wuhan, donde se inició el brote, no levantará las restricciones hasta abril.

Una vez que se eliminen, será cuestión de esperar para descubrir si el virus regresa.