Última hora
This content is not available in your region

CORONAVIRUS | La montaña rusa emocional del personal sanitario de un hospital de Badalona

euronews_icons_loading
CORONAVIRUS | La montaña rusa emocional del personal sanitario de un hospital de Badalona
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Los turnos son eternos en la novena planta del hospital Germans i Trias Pujols de Badalona, en el noreste de España. Sus pasillos registran un trasiego constante de sanitarios: es la planta de los enfermos del COVID-19 y, como en otros hospitales españoles, el personal se ha movilizado al máximo ante la avalancha de ingresos. Las jornadas son cada vez más duras y es difícil mantener la moral alta. Angela Llobell es asistente de enfermería:

ap
La asistente de enfermería Ángela LLobell confiesa que pasa momentos muy durosap

“Bueno, llevamos un días que como estamos más sobrecargadas, entre nosotras estamos un poco más sensibles, igual estamos riendo que nos pasamos la tarde llorando… y, no se, tendremos que enseñarnos a desconectar, pero será muy complicado desconectar”.

A esta montaña rusa emocional se suma una sensación de angustia que cala hasta los huesos. Tras cada intervención se someten a un exhaustivo ritual de desinfección que repiten una y otra vez a lo largo del turno. El miedo es omnipresente, a ser contagiado, a contagiar... y es muy difícil no empatizar con pacientes que podrían ser tus padres o hermanos:

“Te da miedo que se contagien, que estén mal, porque cada día ves que hay gente joven que también están mal y piensa: ¿es que si le pasara a mi padre? ¿habrá respiradores suficientes por si les pasara? Eso es lo que no me deja dormir cada día. Y luego lo mal que lo pasas cuando los pacientes están tan solitos”.

El hospital ha reconvertido su biblioteca en una unidad de cuidados intensivos. Lo mismo ha hecho con una sala nueva destinada a la recuperación de pacientes de cirugía cardíaca. Aún así, tal es el flujo de pacientes, que se ven forzados cribarlos utilizando criterios de medicina de catástrofe. Otra espina clavada en el corazón de los sanitarios:

"Estas máquinas de respiración se mantienen para las personas que tienen una mayor probabilidad de supervivencia. Aunque es cierto que hay muchas personas mayores que salen de aquí caminando (después de recuperarse) y te dices "¡Oh, Dios mío! ¡Son geniales! No hace tanto daño a todos. Pero es cierto que tenemos que filtrar, y eso es muy triste", sentencia.