Última hora
This content is not available in your region

Trump: "Todos con mascarilla menos yo"

euronews_icons_loading
Trump: "Todos con mascarilla menos yo"
Derechos de autor  John Minchillo/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Ya son casi 280.000 los casos de coronavirus contabilizados en Estados Unidos, con más de 7000 muertes, mil más que el día anterior.

Mascarillas médicas solo para sanitarios

Ante la velocidad de propagación de la pandemia, las autoridades sanitarias han recomendado el uso de mascarillas en lugares públicos como supermercados o farmacias. Pero insisten en que no sean de tipo médico, un bien escaso que debe reservarse al personal sanitario.

"Yo mismo no quiero llevar una. Lo han recomendado. Me siento bien. No sé, no me veo llevando una mascarilla. Puede que cambie de opinión
Donald Trump
Presidente de EEUU

El presidente Donald Trump ha puntualizado que se trata de una medida voluntaria, que él, por el momento, no piensa seguir.

"Yo mismo no quiero llevar una. Lo han recomendado. Me siento bien. No sé, no me veo llevando una. Puede que cambie de opinión..."

La angustia de Nueva York

El ayuntamiento de Nueva York, envió este viernes un mensaje de emergencia a los teléfonos móviles en inglés y en español, solicitando personal sanitario voluntario ante el desbordamiento del sistema regional.

Su alcalde Bill de Blasio ha pedido a Washington el envío de mil enfermeros y 150 médicos.

Este estado, junto con Nueva Jersey, son los grandes focos del virus en el país, aunque otros como California, Florida o Luisiana ya superan los diezmil infectados.

Los hospitales están desbordados y se ha tenido que recurrir a camiones frigoríficos para colocar los cuerpos de los fallecidos. El gobernador del estado, Andrew Cuomo, ha advertido que a este ritmo de contagios los hospitales se quedarían sin respiradores en seis días.

Los inversores resistieron bastante este viernes, aunque el Dow Jones acabó bajando un 1,7% en Wall Street. Casi diez millones de personas han perdido su trabajo en las dos últimas semanas en Estados Unidos por culpa de la pandemia.