Última hora
This content is not available in your region

Zoom entona el mea culpa sobre la seguridad de su aplicación de videollamadas

Eric Yuan, fundador de Zoom
Eric Yuan, fundador de Zoom   -   Derechos de autor  Mark Lennihan/AP
Tamaño de texto Aa Aa

No hay duda alguna de que el confinamiento es más llevadero si se dispone de conexión a Internet y mucho más si podemos hacer videollamadas a nuestros seres queridos.

Son archiconocidas las aplicaciones como Skype o FaceTime, aunque en estos tiempos del coronavirus es Zoom la que se ha llevado el gato al agua, pasando de los 10 millones de usuarios que tenía en diciembre a superar los 200 millones de usuarios en marzo.

Su éxito radica en su capacidad para conectar hasta un centenar de usuarios a la vez. Una herramienta vital para que 90.000 centros escolares de 20 países puedan continuar con sus clases, según los datos de la propia plataforma.

Sin embargo, el enésimo problema de vulnerabilidad detectado bautizado como ‘Zoombombing’, ha hecho saltar todas las alarmas hasta el punto de que el fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, ha prohibido a sus empleados utilizar la aplicación Zoom como herramienta de trabajo.

¿Cuáles son las principales vulnerabilidades detectadas?

  • Los piratas informáticos han irrumpido en clases y reuniones sin permiso, incluso de organismos oficiales.
  • En algunas ocasiones, utilizan lenguaje obsceno, introducen imágenes pornográficas, incitan al odio, y lanzan amenazas al interrumpir las videoconferencias, según la policía federal estadounidense.
  • Acceso a información privada de los participantes sin su permiso. Semanas atrás varios medios estadounidenses alertaron de que al abrir la aplicación de Zoom se enviaban datos de los usuarios con sistema operativo iOS (el utilizado por los Mac, iPhone y iPad) a la red social Facebook. Una anomalía ya corregida por la compañía.

¿Cuáles son las principales recomendaciones oficiales?

  • Elegir siempre la opción de “encuentro privado” que exige una contraseña a los participantes en la videollamada.
  • Utilizar la versión más actualizada de la aplicación Zoom.
  • Además de estos consejos generales de las autoridades, otros expertos recomiendan sesiones cortas de una duración máxima de unos 15 minutos.
  • También sugieren a los profesores que desactiven la función de video cuando los alumnos estén en modo “sólo audio”.

¿Qué dice la empresa?

  • Zoom tras pedir disculpas por los problemas de seguridad y privacidad detectados, ha confirmado que está analizando “todos y cada uno de ellos” para resolverlos “lo más rápido posible”.
  • Para evitar el intrusismo Zoom ha establecido como opción predefinida la “sala de espera”. Es decir, el administrador de la videollamada múltiple tendrá que aceptar una a una a cada persona que quiera participar, según indicó en el blog oficial de la empresa su fundador, Eric S. Yuan.
  • Además se compromete en el plazo de 90 días a dedicar todos los recursos necesarios para identificar mejor, corregir y resolver los problemas de manera proactiva. También se compromete a “ser transparente” en todo este proceso. “Queremos hacer lo necesario para mantener su confianza”, añaden.

Lea | Mensaje de Zoom a sus usuarios, en inglés

Otras aplicaciones de videollamadas disponibles

  • Skype sigue siendo una de las aplicaciones más utilizadas y ofrece ventajas concretas, como la posibilidad de realizar presentaciones y la opción de desenfocar el fondo para que este no pueda identificarse durante la llamada.
  • FaceTime es una de las que genera más confianza y fiabilidad entre los usuarios de los dispositivos diseñados por Apple. Su limitación es que tanto los emisores como los receptores de las videollamadas necesitan disponer de un Mac, un iPhone o un iPad.
  • WhatsApp y Messenger son las aplicaciones vinculadas a la red social Facebook. Tienen la ventaja de ser accesibles prácticamente desde cualquier dispositivo pero las dudas sobre el uso futuro de nuestros datos.
  • Houseparty es otra de las grandes desconocidas cuyo incremento de usuarios es exponencial en estos tiempos de pandemia. Muy utilizada por adolescentes y jóvenes para el ocio, sus vínculos con redes sociales como Facebook o Snapchat se han convertido en vía de acceso de los piratas informáticos a cuentas de Netflix y Spotify.