Última hora
This content is not available in your region

Los ministros de la eurozona debaten cómo hacer frente a la crisis coronavirus

euronews_icons_loading
Los ministros de la eurozona debaten cómo hacer frente a la crisis coronavirus
Derechos de autor  Thanassis Stavrakis/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Los ministros de finanzas de la zona euro deben decidir este martes cómo hacer frente a la crisis del coronavirus. Hay diferentes propuestas sobre la mesa pero mucha disparidad de opinión.

Incapaces de llegar a un consenso, los líderes europeos encargaron a sus ministros de Economía y Finanzas encontrar los instrumentos para paliar las consecuencias del coronavirus.

Sobre la mesa medidas posibilistas para poder llegar a un acuerdo y que dejan fuera los corona-bonos que defienden 11 países del club, incluidos Francia, Italia y España. Se espera que será una reunión tensa.

Francia propone crear un fondo especial y temporal para evitar que los Estados miembros tengan que compartir la deuda. Sería una alternativa a los euro-bonos, que países como los Países Bajos, Alemania, Austria y Finlandia rechazan. Valérie Hayer, eurodiputada fracesa del grupo Renovar Europa, lo defiende: "Se trata de preparar la salida de la crisis, de construir el relanzamiento, con un plan de inversión estratégico y masivo".

Alemania prefiere que se use el Mecanismo Europeo de Estabilidad, un instrumento creado durante la crisis financiera de 2008 que permite préstamos de hasta 400 mil millones de euros. Italia rechaza esta opción porque considera que los compromisos que requieren estas líneas de crédito son demasiado duros.

Los instrumentos que cuentan con más apoyos entre los países de la zona euro son dos. El programa SURE que propone la Comisión Europea y permetiría mobilizar 100 mil millones de euros para frenar el desempleo. Y el que ha puesto sobre la mesa el Banco Europeo de Inversiones (BEI) que activaría 25 mil millones de euros para ayudar a las PIMES.

El problema principal de estos instrumentos es que harían augmentar la deuda pública y podrían crear más problemas a largo plazo. Lo explica Jonás Fernández, eurodiputado español del grupo socialista: "La cuestión es que cuando esta crisis se acabe, algunos países van a tener una deuda pública tan elevada que no van a poder hacer frente al esfuerzo inversor que va a necesitar la recuperación de la economía europea".