Última hora
This content is not available in your region

¿Quién está al frente del Gobierno de Reino Unido mientras se recupera Boris Johnson?

Virus Outbreak Britain
Virus Outbreak Britain   -   Derechos de autor  Matt Dunham/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Boris Johnson ha pasado la noche en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Londres debido al agravamiento de los síntomas del coronavirus, lo que ha obligado a su gabinete a plantearse quién será la persona encargada de dirigir Reino Unido mientras su primer ministro se recupera.

La constitución no escrita de Reino Unido no tiene una regla clara sobre quién es el sucesor del primer ministro si este queda incapacitado o muere.

"No tenemos sucesión automática de la manera en que, por ejemplo, lo hace Estados Unidos, donde todo está establecido en el orden de una larga lista de personas", explicó Bronwen Maddox, Director del Instituto para el Gobierno en una entrevista con la emisora Sky News.

Sin embargo, Johnson ha aportado claridad en este dilema al delegar su cargo temporalmente en el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab.

Dominic Raab, otro "brexiter" acérrimo

"Los asuntos del gobierno continuarán", confirmó Raab su nuevo rol a última hora del lunes. Explicó que Johnson le había pedido "que lo sustituya cuando sea necesario para impulsar los planes del gobierno para derrotar al coronavirus".

Esto no significa que Raab se haga cargo automáticamente de forma permanente en caso de que se necesite un nuevo líder.

Como Johnson, Raab ha sido un defensor acérrimo del Brexit durante su carrera política. Durante el mandato de Theresa May, sucedió a David Davis como ministro del Brexit, hasta que presentó su dimisión en noviembre de 2018, debido a su desaprobación por la posición del Ejecutivo sobre el proyecto de acuerdo de retirada de la Unión Europea.

Raab, que estudió derecho en Oxford y luego en Cambridge, desempeñó un papel destacado en la campaña a favor del Brexit de 2016, fue el principal rival de Johnson para hacerse con el liderazgo del Partido de los Conservadores británicos tras la dimisión de Theresa May en mayo del año pasado.

Johnson "no está conectado a un respirador"

El primer ministro británico fue trasladado este lunes en estado consciente a la UCI del hospital público St Thomas en Londres, donde ingresó la noche del domingo con fiebre alta, 10 días después de que se le diagnosticara el coronavirus.

"Durante esta tarde, el estado del primer ministro ha empeorado y, bajo las recomendaciones de su equipo médico, ha sido ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital", señaló su portavoz en un comunicado.

Este repentino agravamiento de su condición ha sorprendido a la sociedad británica puesto que Downing Street minimizó su hospitalización señalando que le ingresaban "por precaución", y el propio Boris Johnson tuiteó el lunes por la tarde subrayando que seguía en contacto con los miembros de su Gobierno.

El ministro del gabinete Michael Gove dijo que a Johnson se le está dando oxígeno pero "el primer ministro no está conectado a un respirador".

Gove añadió que no sabía si Johnson tenía neumonía que a menudo se desarrolla en los pacientes más afectados por el coronavirus.

"Está recibiendo los mejores cuidados del equipo de St. Thomas y nuestras esperanzas y oraciones están con él y su familia", aseguró. "Esperamos desesperadamente que Boris pueda recuperarse lo más rápido posible".

Gove está aislado en su casa después de que un miembro de la familia mostrara síntomas leves de coronavirus.

La prometida de Johnson, Carrie Symonds, que está embarazada, también se está recuperando de los síntomas del coronavirus.

No es común que los detalles de la salud de los primeros ministros británicos se hagan públicos, excepto en momentos de crisis. Incluso entonces, la información ha sido a veces escasa. Cuando Winston Churchill sufrió un derrame cerebral en 1953, el gobierno lo mantuvo en secreto hasta que este se recuperó.

Críticas por la respuesta inicial a la pandemia

Johnson había estado en cuarentena en su residencia de Downing Street desde que se le diagnosticó COVID-19 el pasado 26 de marzo.

Continuó trabajando durante toda su enfermedad, para preocupación de algunos de sus colegas, presidiendo reuniones diarias sobre el brote hasta el domingo. La preocupación por su bienestar aumentó el viernes, cuando publicó un mensaje en el que aparecía con los ojos rojos, diciendo que se sentía mejor, aunque seguía con fiebre.

El exdirector de comunicaciones de Johnson Will Walden comentó que el primer ministro tendía a tratar de seguir adelante aún estando enfermo, en lugar de tomarse un descanso: "es bastante estoico y puede ser un poco loco con ese tipo de cosas".

Johnson y sus ministros están bajo una intensa presión. Con Reino Unido todavía acercándose al pico del brote de coronavirus, el Gobierno está enfrentando críticas de que no actuó lo suficientemente pronto para poner al país en cuarentena.

El lunes que se ha confirmado que hay 51.608 casos de coronavirus en Reino Unido, 5.373 de los cuales han muerto.

Trump: "No se rinde"

La noticia del empeoramiento de Johnson ha dado la vuelta al mundo.

"Los americanos están rezando por su recuperación", dijo el presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien ha calificado a Johnson de "un muy buen amigo". "Ha sido realmente algo muy especial - fuerte, decidido, no se rinde, no se rinde", añadió.

Trump dijo que pidió a dos "compañías líderes", a las que no identificó, que contactaran con funcionarios en Londres sobre terapias que pudieran ser de ayuda. "Hemos contactado a todos los doctores de Boris, y veremos qué es lo que va a pasar, pero están listos para ir".

El presidente francés Emmanuel Macron dijo en un tuit que enviaba su apoyo a Johnson, a su familia y "al pueblo británico en estos momentos difíciles".

El presidente ruso Vladímir Putin envió un telegrama deseando a Johnson una completa y rápida recuperación, dijo el Kremlin. "Estoy seguro de que su energía, optimismo y sentido del humor ayudarán a combatir la enfermedad", escribió Putin.

El Palacio de Buckingham dijo que la reina Isabel II, aislada en el castillo de Windsor, se mantenía informada sobre el estado de Johnson.