Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: alcaldes franceses decretan el uso obligatorio de mascarillas

euronews_icons_loading
COVID-19: alcaldes franceses decretan el uso obligatorio de mascarillas
Derechos de autor  THOMAS COEX/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

¿Mascarillas sí o no?

En Francia, ante la inacción del Gobierno, que durante semanas ha insistido en que su uso es "innecesario" para el público en general, algunos alcaldes han tomado cartas en el asunto. A partir de ahora, en Sceaux, una localidad al sur de París, los mayores de 10 años deben salir a la calle con la cara cubierta.

"Personalmente, creo que el Estado podría haber establecido una regla que obligara a las personas a cubrirse la boca y la nariz cada vez que salen. Entonces no tendríamos todos estos problemas de diferentes regulaciones de un municipio a otro. Pero si el Estado no lo hace, considero que es mi deber como alcalde, como responsable político, hacerlo", ha declarado Philippe Laurent, alcalde Sceaux.

La multa por no respetar la medida es de 38 euros.

La Liga de los Derechos Humanos ha emprendido acciones legales, alegando una posible obstrucción de las libertades fundamentales. Pero, en general, los habitantes de Sceaux respaldan el decreto.

"Creo que esta medida es normal. Pero el problema es que no tenemos los medios para implementarla", dice una vecina de Sceaux.

_Periodista: Pero usted encontró una manera, usando su bufanda.

"Sí, pero una bufanda es completamente inútil. ¡Es solo para evitar una multa!", señala la vecina de Sceaux.

Niza y Cannes van a aplicar la misma medida.

París anima a los franceses a fabricar sus mascarillas

Mientras, el Ejecutivo francés ha cambiado su discurso y anima, ahora, a los franceses a fabricar sus propias mascarillas.

Conflicto diplomático con Suecia

Como en el resto de los países europeos, el gran problema en Francia es que el país no estaba preparado para la pandemia provocada por el COVID-19. La falta de mascarillas llevó al Gobierno a decir a los franceses que su uso no era necesario para la población en general, para evitar el contagio.

El 3 de marzo, el Ejecutivo galo requisó todas las existencias y medios de producción de mascarillas sobre el territorio francés. Esto ha llevado a situaciones inexplicables en una crisis como la actual. Por ejemplo, hasta el pasado sábado, cuatro millones de mascarillas pertenecientes al grupo sueco Mölnlycke estaban bloqueadas en la ciudad francesa de Lyon. Ante las presiones de Estocolco, finalmente, París levantó la prohibición de exportación.