Última hora
This content is not available in your region

Semana Santa en España sin misas ni procesiones pero con ingenio

euronews_icons_loading
Semana Santa en España sin misas ni procesiones pero con ingenio
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Golpeados por la peor pandemia de los últimos tiempos, los españoles celebrarán la muerte y resurrección de Cristo de la misma forma que lloran la muerte de sus seres queridos. En la soledad de sus casas. La cerería está cerrada, igual que la tienda de souvenirs. La basílica de Jesús de Medinaceli, el Cristo más venerado de Madrid, está inusualmente en calma.

La Semana Santa es una de las festividades más populares entre los católicos en España. En un Viernes Santo normal, aquí habría miles de personas esperando al Cristo de Medinaceli salir en procesión, pero en esta ocasión las puertas de las iglesias de todas España permanecerán cerradas.

Todas las procesiones han sido canceladas por el estado de alarma. Las iglesias emitirán en streaming las misas y las procesiones de años anteriores para que los fieles las vean en sus casas. Pero los largos meses de ensayos para llevar al Cristo, en su gran día, han sido en vano. Ellos entienden, sin embargo, que ahora es tiempo de rezar por las víctimas del COVID-19.

"Es el momento de centrar nuestras oraciones pensando en ellos. Tanto en ellos como en esos sanitarios, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que están luchando por y para nosotros", ha declarado Óscar Morales, cofrade y Capataz del Trono de Jesús de Medinaceli.

Semana Santa en las redes sociales

La cofradía de Jesús de Medinaceli ha animado a sus hermanos a que compartan su Semana Santa a través de las redes sociales.

"Son momentos díficiles, sobre todo porque no vamos a salir en procesión. Así que tuve la idea de hacer yo mismo mi propia procesión del Cristo de Medinaceli", ha explicado Pablo Latorre, un joven miembro de la cofradía de Jesús de Medinaceli.

El Cristo tendrá su saeta

Juan Peña es cantante de flamenco. El año pasado tuvo la oportunidad de cantar al Cristo de Medinaceli una saeta, una composición lírica que se acostumbra a cantar desde los balcones al paso de la procesión.

"Poder transmitir con mi 'quejío', con mi cante, lo que una persona quiere expresar. Lo es todo", ha contado Juan Peña, cantante de flamenco.

Este año deberá quedarse en casa, pero no renunciará a la tradición.

"La saeta que quiero cantar es una saeta muy conocida, pero yo le cambio un trozo de la letra, más que nada por el momento que estamos viviendo del coronavirus. Y es un canto hacia Dios para que nos eche una mano y nos ayude para seguir tirando para adelante y para que no haya más muertes y se acabe esta pandemia que está azotando al mundo entero", ha dicho Juan Peña.