Última hora
This content is not available in your region

La pandemia hunde al cine en Hungría

euronews_icons_loading
La pandemia hunde al cine en Hungría
Derechos de autor  ATTILA KISBENEDEK / AFP
Tamaño de texto Aa Aa

El coronavirus devasta la industria cinematográfica de Hungría. Durante los últimos años. las calles de Budapest habían sido escenario habitual de producciones estadounidenses como estas. En 2018, más del 80% de los ingresos de este sector procedían del extranjero. Ese año se rodaron en el país centroeuropeo 330 películas.

Una situación muy diferente a la actual, donde empresas vinculadas al cine están supliendo las carencias derivadas de la cancelación de las clases en colegios, como explica Attila Farago, director general de VisionTeam. "Como no tenemos mucho que hacer, organizamos eventos benéficos para la gente que trabaja en la industria cinematográfica, y ayudamos a la educación digital. Intentamos recoger ordenadores portátiles para las escuelas desfavorecidas. En la industria cinematográfica no podemos hacer nada ahora".

Ventajas para la industria de EEUU

Unas 20.000 personas trabajaban en la industria húngara. Los productores estadounidenses se beneficiaban, por un lado, de rebajas fiscales que alcanzaban el 30% y por otro podían contratar a personal cualificado a precios más baratos. Muchos especialistas que rodaban secuencias peligrosas engrosan ahora las listas del paro.

"Por supuesto que las escenas de riesgo húngaras están en una situación muy difícil debido a la crisis del coronavirus. Todos los rodajes de películas y representaciones teatrales han sido cancelados. Cada mes nos preocupamos más, no sabemos cuándo pueden reiniciarse los rodajes. Pero normalmente los actores son conscientes del hecho de que cualquier cosa puede suceder. Un accidente puede ocurrir en cualquier momento en nuestro trabajo, así que tenemos que estar preparados y tener algunos ahorros para los malos momentos", detalla Levente Lezsak, coordinador de escenas de riesgo.

Estudios de cine desiertos

En el Origo Studio de Budapest, ahora vacío, se han rodado partes de películas como Jungla de Cristal 5 o Blade Runner 2049. El Instituto Nacional de Cine ha comenzado a recaudar un fondo de ayuda para todos esos profesionales autónomos para los que se ha bajado el telon sin que se pueda saber hasta cuándo.

"Normalmente cientos de personas, actores, extras, cámaras e iluminadores, caminarían por el patio de este estudio de cine. La propagación del coronavirus obligó a parar la producción de películas. Así que ahora sólo los operadores de las instalaciones del estudio trabajan aquí, nadie más", concluye Beatrix Asboth, corresponsal de Euronews.