Última hora
This content is not available in your region

Las restricciones en los cementerios multiplican el dolor de los familiares de las víctimas

euronews_icons_loading
Entierro de una víctima de coronavirus en Madrid
Entierro de una víctima de coronavirus en Madrid   -   Derechos de autor  Bernat Armangué/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Aunque la curva de contagios por el coronavirus en España prosigue su tendencia a la baja, miles de personas mueren en los hospitales sin recibir el último adiós de sus familiares y amigos.

Tampoco en los cementerios.

Las restricciones impuestas por las autoridades para evitar la propagación del virus, limitan a tres las personas que pueden asistir a los funerales. Además todos deben guardar la distancia de seguridad.

Marisa ha perdido a su padre y a su tío por el coronavirus. Su marido y su suegro están hospitalizados.

Junto a su tía asiste al entierro en el cementerio del Poble Nou de Barcelona pero ni tan siquiera puede abrazarla.

"Estoy es muy, muy indigno, es inhumano. Dejar morir a la gente así sin tener la posibilidad de darles la oportunidad de irse acompañados", comenta Marisa entre lágrimas.

Detrás de cada féretro hay un drama. Familias enteras destrozadas por el coronavirus. Padres, madres, muchas personas mayores entre la fría estadística de fallecidos.

La hermana Inmaculada había estado de misionera en Brasil, Colombia y Venezuela hasta que volvió a España. El coronavirus acabó con ella, tenía 80 años.

Sus compañeras de las Hijas de Nazaret han venido a despedirse.