Última hora
This content is not available in your region

Consecuencias del desplome del petróleo

euronews_icons_loading
Consecuencias del desplome del petróleo
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

La caída de los precios del petróleo podría significar en teoría precios y costes más bajos para los consumidores y las empresas. Un combustible más barato y tarifas aéreas más bajas. Pero eso es en teoría y esa teoría no funciona del todo ahora, porque la causa de esta crisis del petróleo, con un desplome de precios nunca visto desde hace dos décadas, es la pandemia del coronavirus.

Cuando China, mayor importador mundial de petróleo, se cerró a principios de año, la demanda de petróleo cayó en picado. Y a medida que otros países cerraban sus economías, la demanda se congeló y sin embargo la producción de petróleo continúa.

"Es como si los productores de crudo tuvieran que vertir su petróleo por la calles, como hacen los productores de leche cuando producen en exceso, compara John Kilduff, experto en energía, socio de Again Capital. Los precios se desploman y no dan para cubrir costes, por lo que los productores pagan por colocar el crudo ".

Con 12 millones de barriles al día, Estados Unidos es el mayor productor de petróleo del mundo, por encima de Arabia Saudí y Rusia. Sin embargo China, el mayor importador de crudo, con una demanda de 12,5 millones de barriles por día, es quién más se beneficia con la caída brutal de los precios.

"El impacto que tiene en la economía esta caída del precio del petróleo es sobre todo a nivel de pérdidas de empleo, debido a que muchas empresas quedan en bancarrota o reducen al máximo su producción", explica Ranjith Raja analista en Refinitiv financial date.

Los países productores de petróleo que dependen del oro negro podrían sufrir un déficit para afrontar gastos en sectores como la agricultura, la educación o la sanidad.

La demanda no aumentará a corto plazo, ya que la economía mundial está cayendo en una profunda recesión.

Pero los bajos precios del petróleo podrían ayudar a la recuperación económica cuando termine la crisis del coronavirus.