Última hora
This content is not available in your region

El confinamiento no da de comer en América Latina

euronews_icons_loading
El confinamiento no da de comer en América Latina
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

A pesar de la cuarentena, cientos de personas acuden al popular mercado de "La Parada" en Lima. Aunque la mayoría lleva mascarillas, aquí no se respetan las distancias de seguridad. Y hacer la compra a buen precio, implica algunos riesgos.

Comprar a buen precio entraña riesgos

"Por eso vengo con guantes, vengo cubierta porque tengo miedo, solo salgo de mi casa cuando me faltan víveres, nada más. Vengo aquí para que me alcance la plata porque en sí no he recibido bonos, ni he recibido canasta (ayuda del gobierno) entonces tengo que verme en la necesidad de buscarme lo más económico.", nos cuenta Marisol Escobar, limeña, trabajadora del sector del reciclaje.

El trabajo en la mina que no cesa

En Bolivia, aunque en el Cerro Rico, la mina de plata de Potosí unas 10.000 personas dedicadas a la minería han dejado de trabajar provisionalmente para cumplir la cuarentena y frenar los contagios por el coronavirus , aquí en esta yesería de Cochabamba, sin embargo, siguen trabajando a pesar de que el polvo que respiran es más que nocivo para sus vías respiratorias, sobre todo ahora con la epidemia de Covid-19, tal como explica el doctor Miguel Quiroga, médico de cuidados intensivos.

El polvo en sus vías respiratorias sería fatal en caso de contagio

"Cuando está constantemente en contacto con este tipo de sustancias, especialmente polvos, hacen que se pierda esta capacidad que tienen las vías respiratorias de eliminar o filtrar este tipo de partículas. La replicación del virus en las primeras semanas, para ellos sería fatal, porque no cuentan con ese mecanismo de defensa que estaría indemne con cualquier otra persona, siendo incluso jóvenes."

Morir de hambre o morir enfermo

Rudyard Vargas, trabajador de esta comunidad asegura que no les queda otro remedio para ganarse el sustento: "Tengo que escoger entre morir de hambre o morir enfermo, ellos no pueden darse ese lujo, tienen que trabajar para comer."