Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: ¿Por qué San Marino tiene tantos contagios y muertes por millón de habitantes?

COVID-19: ¿Por qué San Marino tiene tantos contagios y muertes por millón de habitantes?
Derechos de autor  Cortesía: Instituto per la Sicurezza Sociale, ph. Simone Fiorani
Tamaño de texto Aa Aa

La diminuta república de San Marino, rodeada por territorio italiano, se ha convertido en el primer Estado del mundo por número de muertes y contagios de coronavirus en relación con el tamaño de su población, por delante de Ciudad del Vaticano, Andorra y Luxemburgo.

Aunque a primera vista este dato sea impactante, tiene un valor relativo y nos dice poco sobre la verdadera tendencia del brote en San Marino. Este indicador, como confirma el Principado de Andorra, no tiene prácticamente valor en ciudades-estado de menos de 100.000 habitantes.

Aún menos si se encuentran rodeados por países con una alta mortalidad por coronavirus como Italia o España. Pero, mientras en estos dos países la tasa de mortalidad por coronavirus por número de habitantes se aproxima al 0,04%, en San Marino se eleva al O,1%.

Búsqueda activa de contagios

De los 33.785 habitantes que tiene San Marino, 501 han sido oficialmente contagiados por el coronavirus. Esto supone una tasa de infección de aproximadamente 1,5%, en comparación con el cerca del 0,3% de Italia.

Sin embargo, esta tasa no preocupa a las autoridades sanitarias del país que lo atribuyen a las eficaces medidas de detección de nuevos casos.

Encaramada en lo alto del Monte Titán, el pequeño Estado experimentó dos fases en la realización de tests. Antes del 7 de abril "no podíamos hacer análisis aquí en el territorio", explica a Euronews el grupo de emergencia sanitaria de San Marino, por lo que tenían que enviar las muestras a Italia para saber los resultados.

Entonces llegó el material y empezaron a hacer tests masivos que ya se podían analizar dentro de su territorio. "Y así, si antes del 7 de abril teníamos 279 positivos, en una semana pasamos a 382", añade. "Una vez que recibimos todo lo que necesitábamos, la estrategia de búsqueda proactiva de personas infectadas fue agresiva".

"Partimos de las zonas donde creemos que son más positivas, es decir, entre los que han terminado la cuarentena y en el grupo de familiares de los positivos, o entre los que tienen síntomas leves o que se consideran insignificantes", dice Massimo Arlotti, infectólogo y comisario extraordinario para la emergencia de San Marino.

"Hemos visto que hay una proporción bastante grande de personas que, después de la cuarentena, siguen siendo positivas", señala Arlotti. "No se trata de nuevas infecciones, sino de nuevos diagnósticos: personas ya infectadas que sólo ahora podemos identificar".

"No se trata de nuevas infecciones, sino de nuevos diagnósticos: personas ya infectadas que sólo ahora podemos identificar.

La estrategia del rastreo activo es "factible en un territorio con límites geográficos y población limitada", añade el infectólogo. "Nos da resultados, las cifras que sacamos son consistentes".

El Comisario Extraordinario para la Emergencia, Massimo Arlotti, en conferencia de prensa junto con Stefania Stefanelli del Instituto de Seguridad Social de San Marino.

La estrategia de la doble prueba

En San Marino, en menos de una hora las autoridades sanitarias pueden descartar o detectar la infección. Arlotti dice que lo que les permite ser más rápidos es la utilización de pruebas serológicas que analizan los anticuerpos en la sangre.

Cuando las autoridades de San Marino las adquirieron todavía no habían sido aprobadas por la Unión Europea, solo por la Administración de Alimentos y Medicamentos de la agencia del gobierno de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). En San Marino, mucha gente tiene el doble pasaporte estadounidense, un legado histórico de las migraciones de la posguerra.

La prueba molecular, el hisopo de saliva, certificado por la UE, cuesta 80 euros; la prueba serológica, que se realiza analizando una gota de sangre, 20 euros.

Giovanni Maga, virólogo del Consejo Nacional de Investigación de Italia (CNR, por sus siglas en italiano), explica a Euronews que en los hospitales públicos italianos solo se utilizan las pruebas de saliva porque las serológicas todavía tienen que ser certificadas por el Ministerio de Salud italiano.

"Sin embargo, si queremos hacer una evaluación precisa del estado de salud de la población, 'atrapando' inmediatamente a los pacientes asintomáticos, debemos también acoplar la prueba molecular con la serológica".

Foto: Giorgio Minguzzi/Flickr

En San Marino, además del doble control (primero la inmunoglobulina, luego el tampón), la reducción de la hospitalización pasa también por las intervenciones de los "equipos territoriales": cinco grupos que tratan a los pacientes "en casa, de forma personalizada". "Estamos en contacto telefónico con ellos todos los días".

De esta manera, la presión sobre el hospital local ha disminuido drásticamente. Sólo tres pacientes siguen en cuidados intensivos de las veinte plazas disponibles, en el momento de escribir esta noticia.

Hasta la fecha, el 5,6% de los habitantes de San Marino se han hecho la prueba. En Italia -uno de los países que más tampones ha realizado- se han realizado pruebas a poco más de un millón de habitantes, es decir, al 1,6% de la población total.

Tres secretarios de Estado de San Marino, los de Justicia, Industria y Trabajo, han dado positivo al test del coronavirus. Este último, Teodoro Lonfernini, confirma a Euronews que todos sus "familiares directos han sido sometidos a pruebas serológicas, pero afortunadamente todas son negativas". Lonfernini se encuentra ahora aislado en un espacio de su vivienda.

Las muertes casi se han duplicado

En San Marino, como en Andorra, los números son "absolutamente reales", nos dice el grupo de emergencia sanitaria. "Podemos interceptar todo, nuestros datos están completos, no hay ningún muerto en casa que no haya sido testado".

Pero, a pesar de todas las actuaciones, el impacto del coronavirus en el tejido social del pequeño país ha sido duro. En 2019, según las estadísticas oficiales, el mes con más muertes fue noviembre, 27 muertes. En marzo de 2020, las autoridades sanitarias del país registraron 52. La tasa de mortalidad prácticamente se ha duplicado.

"Hablar de 40 muertos puede parecer poco, pero una de nuestras unidades equivalen a 2.000 en Italia", dijo a Euronews Pio Ugolini, secretario general de la Unión Nacional de Artesanos y PYMES (UNAS).

La mayoría de los cruces fronterizos con Italia están cerrados, sólo 5 son accesibles bajo estricta vigilancia de la policía. Aquí en San Marino las medidas de contención han sido similares a las de Italia, "pero quizás en comparación con Italia nos sentimos más controlados, el servicio de salud ha funcionado bien", dice Fabrizio Bernardini, un artesano de 50 años que trabaja en el centro histórico. "No volveré a ver el salario perdido".

"Perderemos el 70% del PIB"

En sus 61 kilómetros cuadrados, San Marino cuenta con una decena de industrias con poco menos de mil empleados, empresas agrícolas y de logística, un sistema bancario que ya no tiene dimensión de paraíso fiscal y 5 mil actividades de servicios personales y de comercio.

El coronavirus fue la tormenta perfecta que golpeó a una economía ya en crisis, donde el turismo contribuye con más de la mitad del PIB (1.600 millones de euros al año).

El sindicato de artesanos de la UNAS estima que el 85% de las actividades se detuvieron durante la crisis sanitaria.

"La onda del coronavirus será muy larga", dice el secretario de Estado de Trabajo, Lonfernini. "Necesitaremos 80, tal vez 100 millones para recomponer el tejido económico. Anticipamos una pérdida de PIB que podría superar el 70%".

Una renta básica de emergencia

Entre las medidas que San Marino ha puesto en marcha figura un permiso parental extraordinario de 150 horas, que se podrá utilizar a más tardar el 31 de diciembre de 2020, y un ingreso mínimo para apoyar a las familias en dificultades económicas, que se pagará mientras dure la emergencia sanitaria.

Esto consistirá en unos 580 euros mensuales, a partir del 1 de marzo, para cada hogar, incluso para los solteros, con un extra de 150 euros para la pareja y un adicional de 50 euros para cada uno. A modo de comparación, la pensión mínima es de 1073 euros, indica UNAS. "Esta medida podría definirse como un salario mínimo de ciudadanía extraordinario", dice Ugolini.

San Marino, ¿abandonado por Italia?

El profesor italiano Igor Pellicciari denuncia en un artículo publicado por la revista Formiche la ausencia casi total de San Marino en los medios de comunicación italianos, "que siguen desinteresados por el destino del pequeño país [...] atrapado en una espiral que parece ir a peor".

Según Pellicciari, los riesgos para Italia de esta falta de interés podría propiciar la pérdida de influencia en San Marino, a expensas de otros países como China y Rusia que podrían responder a la petición de ayuda del pequeño o Estado, o fondos privados que siguen la lógica especulativa.

Además, al abandonar San Marino, Italia podría frustrar su petición de una mayor solidaridad europea: sería "una clara contradicción aplicar a San Marino la misma lógica con la que nos hablan los países del norte de Europa cuando somos nosotros los que pedimos la ayuda europea", escribe Pellicciari.

En San Marino, las autoridades subrayan que las relaciones con Italia y la región italiana colidante Emilia-Romaña son y siguen siendo intensas, incluso durante la crisis sanitaria, como lo demuestra la firma de un memorando de entendimiento oficial.

"Es lógico que todos hayamos vivido un período en el que cada uno tenía que cuidarse a sí mismo con las fuerzas a su disposición", concluye el Secretario de Estado, Lonfernini y advierte: "tenemos profundas y exclusivas relaciones con Italia, pero en nuestra historia milenaria las hemos tenido con todos: desde Estados Unidos hasta Rusia, pero también China, con quien fuimos de los primeros en firmar relaciones diplomáticas".