Última hora
This content is not available in your region

Mas dañino de lo que creíamos, el coronavirus puede atacar al corazón y al cerebro

Virus Outbreak Hungary
Virus Outbreak Hungary   -   Derechos de autor  Zoltan Balogh/MTVA - Media Service Support and Asset Management Fund
Tamaño de texto Aa Aa

El nuevo coronavirus, en pocos meses enemigo número uno de todo el planeta, no deja de sorprender a médicos, científicos, epidemiólogos y virólogos. Cuanto más analizan sus capacidades letales, más se dan cuenta que la grave enfermedad pulmonar no es su única arma destructiva.

Amenaza al corazón e incluso al cerebro

El virus no sólo ataca a los pulmones, la enfermedad de Covid-19 también puede causar coágulos sanguíneos o dañar otros órganos. En varias unidades de cuidados intensivos (UCI), en particular en Estados Unidos, los médicos han observado las dramáticas consecuencias de esta formación de coágulos que son muy difíciles de eliminar.

En ocasiones acaba asfixiando el miembro dañado. Aunque los coágulos de sangre se formen en las venas de una pierna, causando flebitis, pueden viajar hasta los pulmones, obstruir la arteria y paralizarla, causando una embolia pulmonar. Una obstrucción que también puede sufrir el corazón hasta provocar un infarto. Esos coágulos pueden viajar incluso hasta el cerebro, lo que provocaría un accidente cerebrovascular.

La amputación, a menudo la única salida posible...

En un hospital de Los Ángeles, California, el estado de salud del actor canadiense Nick Cordero (en la foto con su familia, abajo) es preocupante. Han pasado ya 18 días desde que le trasladaron a la UCI, y los médicos se han visto obligados a amputarle la pierna derecha. Un coágulo de sangre bloqueaba completamente la circulación en su pierna derecha.

Los anticoagulantes como la heparina se utilizan a veces para dispersar el coágulo, pero no siempre funciona y puede causar hemorragias internas. Eso es lo que le pasó a Nick Cordero, según su esposa, que regularmente informa a los fans del actor.

En los pabellones del centro hospitalario Langone de la Universidad de Nueva York, el número de casos de personas gravemente enfermas por COVID19 y que tienen coágulos en la sangre se ha duplicado desde que la pandemia llegó a Estados Unidos.

Una mirada a algunos de los rostros de la sala de emergencias de @nyulangone, incluyendo a médicos, asistentes personales, guardias de seguridad, administradores de edificios, trabajadores sociales, residentes, farmacéuticos, asistentes personales, dice este tuit del hospital.

Pacientes jóvenes pero gravemente afectados

Shari Brosnahan es médico de reanimación en el Centro NYU Langone Health. Explica a AFP que actualmente está atendiendo a dos hombres en reanimación. Tienen solo 40 años; uno corre el riesgo de perder la mano, el otro las cuatro extremidades. Le sorprendió la edad de sus pacientes y que no tuvieran patologías previas cuando se infectaron con el coronavirus.

Shari Brosnahan explica que “este tipo coagulación no se parece a la habitual. Muchos tienen micro coágulos hasta en los capilares”. Ante este nuevo fenómeno, concluye el médico, es imposible operar.

Otra doctora de Nueva York con una larga experiencia en cuidados intensivos, Cecilia Mirant-Borde, explica que ha descubierto a pacientes con muchos de estos micro coágulos en los pulmones. Estos impiden que la sangre circule adecuadamente, de modo que la sangre vuelve al cuerpo sin haber podido ser oxigenada.

Este puede ser un buen hilo del que tirar para responder a la gran pregunta que se hacen los médicos: ¿por qué los respiradores artificiales parecen no funcionar en algunos casos?