Un grupo de científicos descubre como la sustancia DMT influye en el cerebro humano

El estudio arroja nueva luz sobre cómo afecta la DMT al cerebro.
El estudio arroja nueva luz sobre cómo afecta la DMT al cerebro. Derechos de autor Canva
Por Luke Hurst
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Los científicos escanearon los cerebros de varios pacientes durante los efectos de la DMT para averiguar cómo la sustancia alteraba su percepción de la realidad.

PUBLICIDAD

Una investigación con escáneres cerebrales ha demostrado cómo una potente droga psicodélica aumenta la conectividad en zonas del cerebro vinculadas a algunas funciones como la imaginación.

Con la esperanza de obtener nuevos conocimientos sobre cómo los fármacos psicodélicos alteran la experiencia consciente de una persona, los científicos realizaron un experimento con DMT (dimetiltriptamina).

El DMT es un compuesto químico natural utilizado en las ceremonias de ayahuasca (una bebida indígena usada en la medicina tradicional sudamericana por pueblos nativos de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela), en las que los participantes beben una infusión en una ceremonia espiritual dirigida normalmente por un chamán.

El estudio, publicado en la revista PNAS, es el primero que rastrea con tanto detalle la actividad cerebral antes, durante y después de la experiencia con DMT.

A diferencia de otros psicodélicos conocidos, como el LSD o la psilocibina, los efectos de la DMT en el cerebro son breves, duran sólo unos minutos en lugar de horas.

La droga produce intensos estados alterados de conciencia, y las personas que la han tomado a menudo ven visiones vívidas y extrañas, o sienten que han visitado realidades o dimensiones alternativas.

Sin embargo, no estaba claro cómo alteraba el compuesto las funciones cerebrales para explicar estos efectos.

Para averiguarlo, los investigadores del Imperial College de Londres escanearon los cerebros de 20 voluntarios sanos, a los que inyectaron dosis relativamente altas de DMT.

Aumento de las comunicaciones entre los sistemas cerebrales

Los científicos tomaron dos tipos de escáneres cerebrales de los participantes antes, durante y después del viaje: resonancia magnética funcional (RMf) y electroencefalografía (EEG).

La RMf mide los pequeños cambios en el flujo sanguíneo que se producen con la actividad cerebral, mientras que el EEG se realiza colocando pequeños sensores en el cuero cabelludo de una persona para captar las señales eléctricas producidas por el cerebro.

La experiencia psicodélica duró un total de 20 minutos y, a intervalos regulares, los voluntarios proporcionaron una calificación de la intensidad subjetiva de su experiencia en una escala del uno al diez.

Los escáneres MRf mostraron cambios en la actividad dentro de las regiones cerebrales y entre ellas, con una mayor comunicación entre las distintas áreas y sistemas. Los cambios eran más evidentes en las zonas relacionadas con las llamadas funciones superiores, como la imaginación.

El Dr. Chris Timmerman, del Centro de Investigación Psicodélica del Imperial College de Londres y autor principal del estudio, afirma: "Este trabajo es apasionante, ya que proporciona la visión más avanzada hasta la fecha del estado psicodélico mediante neuroimagen humana.

"Una opinión cada vez más extendida es que gran parte de la función cerebral consiste en modelar o predecir el entorno. Los humanos tenemos cerebros inusualmente grandes y almacenamos una cantidad inusualmente grande del mundo", dijo Timmerman.

El autor del estudio lo explicó con un ejemplo: "cuando vemos ilusiones ópticas, nuestros cerebros rellenan espacios en blanco basándose en lo que ya sabemos. Lo que hemos visto con la DMT es que la actividad en áreas y sistemas altamente evolucionados del cerebro que codifican modelos especialmente de alto nivel se desregula mucho bajo la droga, y esto se relaciona con el intenso 'viaje' de la droga".

Relacionar la actividad cerebral con la experiencia consciente

Aunque no es el primer estudio en el que se obtienen imágenes del cerebro durante un viaje psicodélico, sí es el primero en el que se combinan las dos técnicas de imagen para estudiar lo que ocurre.

Según los investigadores, el trabajo aporta más pruebas de cómo la DMT (y los psicodélicos en general) ejercen sus efectos alterando los sistemas cerebrales de alto nivel.

"Motivado por nuestra investigación anterior con psicodélicos, y basándonos en ella, el presente trabajo combinó dos métodos complementarios para obtener imágenes del cerebro. La RMf nos permitió ver la totalidad del cerebro, incluidas sus estructuras más profundas, y el EEG nos ayudó a ver la actividad rítmica de grano fino del cerebro", declaró el profesor Robin Carhart-Harris, fundador del Centro de Investigación Psicodélica del Imperial College de Londres.

PUBLICIDAD

"Nuestros resultados revelaron que cuando un voluntario tomaba DMT se producía una marcada desregulación de algunos de los ritmos cerebrales que normalmente serían dominantes. El cerebro cambiaba su modo de funcionamiento a algo mucho más anárquico".

Añadió que los psicodélicos son herramientas poderosas para comprender cómo se relaciona la actividad cerebral con la experiencia consciente.

Los investigadores siguen estudiando cómo prolongar el punto álgido de una experiencia psicodélica mediante la infusión continuada de DMT.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Neurocientíficos recrean una canción de Pink Floyd a partir de ondas cerebrales grabadas

'Criptosecta' en España | "Le lavaron el cerebro" cuenta la madre de una joven adepta

Mas dañino de lo que creíamos, el coronavirus puede atacar al corazón y al cerebro