Última hora
This content is not available in your region

La demanda de harina por el encierro resucita viejos molinos

euronews_icons_loading
La demanda de harina por el encierro resucita viejos molinos
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

En la localidad irlandesda de Navan, cerca de Dublín, el centenario Molino Martry gira sin descanso: no hay horas suficientes en el día para satisfacer la creciente demanda de harina de las familias confinadas por la pandemia de coronavirus.

Ahora se produce diariamente entre tonelada y tonelada y media de harina. Antes se tradaban dos semanas en producir la misma cantidad.

James Tallon es el propietario del molino que su familia ha gestionado durante cuatro generaciones: "Es como los años de la guerra, cuando la fábrica trabajaba 24 horas al día para abastecer el mercado. Ahora volvemos a hacerlo pero en un contexto totalmente diferente, en el contexto del coronavirus".

Oro Molido

También en Dordoña, en Francia, la crisis sanitaria ha devuelto la vida a un molin medieval. el "Molino del Obispo", alimentado por el río Pontou, estaba prácticamente en desuso desde la posguerra. Con el despegue del 'oro blanco del encierro' a la familia propietaria del molino no le ha quedado más remedio que poner manos a la obra rápidamente. Marie Coustaty-Ampoulange, hija de Elie Coustaty: "Solíamos moler 10 kg a la semana para los agricultores que querían hacer su propio pan, pero eso no nos permitía ver si el molino funcionaba realmente. Y la verdad es que funciona. Hemos podido moler hasta 200 kg de trigo, lo que representa unos 140/150 kg de harina diarios".

La piedra de molino de sílex gira a 60 revoluciones por minuto, mucho menos que los grandes molinos industriales, pero no se trata de hcer negocio, sino deser útil al territorio y restaurar el patrimonio.