Última hora
This content is not available in your region

Críticas e incertidumbre ante el plan de desescalada en España

euronews_icons_loading
Críticas e incertidumbre ante el plan de desescalada en España
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

El plan de desescalada por etapas presentado por el gobierno español de Pedro Sánchez ha provocado una ola de críticas en diferentes sectores económico y, en particular, en el sector turístico.

En Barcelona se preguntan cómo van a volver a funcionar hoteles y otros negocios si se impide la movilidad entre provincias y además no pueden venir turistas extranjeros.

"Para Barcelona, que está en el plano competitivo del turismo internacional, supone un golpe mucho más duro que para aquellas ciudades que viven exclusivamente de consumo interior -explica Roger Pallarols, presidente del gremio de hosteleros-. Haciendo bien las cosas para proteger el tejido empresarial de la hostelería, ya estaríamos previendo un cierre del 25 % de los bares y restaurantes de Barcelona en los próximos 12 meses, hasta que se produjera una recuperación paulatina del turismo, que no se puede esperar hasta la semana santa de 2021, en el mejor de los casos".

Critican el hecho de que el plan no haya venido acompañado de incentivos económicos y se preguntan cómo van a asumir el mismo volumen de gastos operativos y de personal, negocios con servicios y aforos limitados.

Kike Sarasola, presidente de la cadena hotelera Room Mate:

"Yo no tengo negocio. Pasé de tener 30 hoteles abiertos a tener 0. Te puedes imaginar, cero ingresos. Entonces, bueno, los ERTE han sido muy buenos, ahora vamos a ver cómo nos ayuda el Estado -afirma-. Porque no nos confundamos, o salimos todos de esta o no sale nadie. Y si no sale el turismo reforzado, la economía no existe. Hay otros países que pueden tener otro tipo de sectores. Nosotros somos el turismo".

En cambio, muchos pequeños comercios anhelan su apertura el día 11 de mayo, en la primera fase. Las peluquerías se adaptan para garantizar las distancias y las medidas sanitarias, pues esperan una avalancha de clientes desesperados por restaurar su imagen tras semanas de confinamiento.

La vuelta al dentista posiblemente no será tan rápida y las clínicas se preparan para una vuelta gradual de los paciente.

España se juega mucho en esta desescalada tras ser uno de los países más mortificados por el coronavirus, mientras su economía suplica que le retiren el candado para volver a funcionar.