Última hora
This content is not available in your region

Papás virtuales en los partos de un hospital de Génova

euronews_icons_loading
Papás virtuales en los partos de un hospital de Génova
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Emilia acaba de nacer. Su madre se recupera después de un parto en el que no pudo contar con la presencia física de su pareja, aunque sí estuvo de manera virtual.

En toda Italia, los departamentos neonatales prohíben a los futuros papás entrar en las salas de parto para prevenir infecciones. Pero el Hospital San Martino, en Génova, hace posible que los padres puedan acompañar a las madres durante el parto, a través de videollamadas, y que no se pierdan un momento tan especial en sus vidas.

"Creo que quienes puedan recordar la pandemia actual como el momento en que nació su proyecto para el futuro podrían recordar que algo positivo surgió de la pandemia. Teníamos la obligación moral, profundamente humana, de dejar que las personas vivan, incluso en estos tiempos, ese extraordinario milagro, al que nunca me he acostumbrado después de 30 años de carrera, que es el nacimiento", ha contado Pietro Gustavino, jefe del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital San Martino de Génova.

"El día más feliz en la vida de los padres: el nacimiento de un hijo. La pandemia de COVID-19 impide que los padres vivan este momento juntos. Sin embargo, la tecnología y el ingenio de los trabajadores sanitarios de este hospital en Génova están ayudando a estos padres a vivir ese momento y recordarlo", ha explicado Luca Palamara, Euronews.

Elisa y Daniele viven cerca del centro de Génova, en un apartamento junto al mar, con su hijo de 8 años, Giacomo, y la recién nacida Bianca, que nació mediante una cesárea. Aunque los papás no pueden entrar en la sala de operaciones, ni siquiera en tiempos normales, el hospital hizo posible que su padre estuviera allí.

"Cualquier cosa que nos hayan quitado el virus y la epidemia, como poder ver a nuestros seres queridos antes, durante y después, ha quedado compensada en parte por la posibilidad de estar presente en un evento tan excepcional como ver nacer a tu propia hija", ha explicado Daniele, padre de Bianca.

"En ese momento, vi la enorme cara de Daniele en la pantalla y me sentí muy conmovida porque podía escuchar a Bianca llorar. Lo llamaron momentos antes de que el bebé saliera y llorara por primera vez", ha contado Elisa, madre de Bianca.