Última hora
This content is not available in your region

Controversia en Francia ante la puesta en venta masiva de mascarillas en supermercados y farmacias

Controversia en Francia ante la puesta en venta masiva de mascarillas en supermercados y farmacias
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Los supermercados y farmacias francesas han puesto a la venta mascarillas a partir del 4 de mayo a pesar de que el país ha atravesado una escasez de este producto que duró semanas y afectó al personal sanitario.

Ahora, algunos se preguntan de dónde vienen estos millones de mascarillas cuando los profesionales médicos dijeron que no tenían suficientes antes de la crisis.

"¿Cómo podemos explicar que nuestros trabajadores de la salud no puedan acceder a las mascarillas cuando se ha anunciado, con una gran campaña, un número asombroso de mascarillas que serán vendidas al público por ciertos canales de distribución", dijeron las órdenes médicas de farmacéuticas, obstetras, enfermeras, dentistas y fisioterapeutas en una declaración conjunta emitida el 30 de abril.

"¿Cómo explicamos a nuestros pacientes, especialmente a los más frágiles, que lo que ayer escaseaba ahora abunda?", añadieron.

La Federación Francesa de Comercio y Distribución calificó la declaración de "difamatoria", insistiendo en que no había "existencias ocultas" y que las grandes empresas de distribución dieron mascarillas FFP2 a los trabajadores de la salud al principio de la crisis.

¿Ocultaron las existencias?

Agnès Pannier-Runacher, secretaria de Estado del Ministerio de Economía de Francia, dijo que no había existencias ocultas, asegurando que el gobierno trabajó "mano a mano" con las tiendas y los canales de distribución, para prepararse para la flexibilización de las restricciones el 11 de mayo.

La orden de dentistas de Francia ya se ha retractado de la comunicación que condenaba los millones de mascarillas puestas a disposición del gran público.

El presidente de la región sur de Francia, que comprende Provenza Sur-Alpes-Costa Azul, también acusó a los supermercados de tener una reserva, cuestionando el origen de estas mascarillas.

"¡Doy a los supermercados tres días para probar que no tenían un stock secreto de mascarillas durante la crisis! Nuestros trabajadores sanitarios no tenían suficiente, las regiones y el Estado francés lucharon por conseguirlas: si esto se confirma, presentaré inmediatamente una denuncia penal", dijo el presidente regional Renaud Muselier en un tuit.

La respuesta de los supermercados

Las grandes cadenas de supermercados han sostenido que no hay ningún escondite secreto de mascarillas y que sólo empezaron a pedirlas después de una autorización del gobierno que data del 24 de abril para preparar su distribución al público.

Carrefour dijo que hasta el 21 de marzo "había cedido todo su stock de mascarillas" a "trabajadores de la salud". El grupo hizo entonces un pedido "para garantizar la seguridad de los empleados y los socios de la franquicia".

"En total, Carrefour ha conseguido pedidos de 70 millones de mascarillas desechables para sus empleados y 225 millones de mascarillas (175 millones desechables y 50 millones de mascarillas lavables) para el pueblo francés", dijo la cadena de supermercados en un comunicado.

Las cadenas de supermercados Intermarché y Netto dijeron que se les entregaron 50 millones de mascarillas de un solo uso entre el 13 de abril y el 2 de mayo.

Dominique Schelcher, director general de la cadena de supermercados System U, dijo que las mascarillas quirúrgicas fueron compradas después de que el gobierno lo autorizara en abril.

"¿No tiene Francia suficientes desafíos que superar?", criticó la controversia.