Última hora
This content is not available in your region

Los franceses han ganado 2,5 kilos y han tenido menos relaciones sexuales durante el confinamiento

Los franceses han ganado 2,5 kilos y han tenido menos relaciones sexuales durante el confinamiento
Derechos de autor  NICOLAS TUCAT/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

El 57% de los franceses ha engordado desde el inicio del confinamiento por la falta de actividad física y el picoteo entre horas, según un estudio publicado la semana pasada por el sitio especializado Darwin Nutrition. Este aumento de peso se estimó en un promedio de 2,5 kilos por persona.

En concreto, alrededor del 56% de los hombres y el 58% de las mujeres que participaron en este estudio, llevado a cabo por el instituto francés de encuestas IFOP, sufrieron un aumento de peso desde el 17 de marzo, fecha en la que comenzó el confinamiento en Francia. Los hombres descubrieron que habían aumentado una media de 2,7 kilos, en comparación con los 2,3 kilos de las mujeres.

Aunque el 42% de los encuestados informó que dedicaba más tiempo a la preparación de las comidas, el mismo porcentaje señaló que los aperitivos antes de las comidas también se habían vuelto más frecuentes.

En efecto, los "ciberaperitivos" se han convertido en una de las costumbres que más agradecen los franceses en tiempos del confinamiento. Pero charlar con los amigos sin levantarse del sofá, con una mano en un paquete de patatas fritas y una cerveza en la otra, está contribuyendo a esconder los abdominales de muchos franceses.

Aunque la gastronomía francesa es catalogada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, la "comida basura" no está ausente de los hábitos alimenticios de los habitantes de Francia. Especialmente durante la cuarentena.

Según este estudio, el 73% de los franceses come chocolate al menos una vez por semana (la misma proporción de hombres que de mujeres) y el 61% come charcutería (70% de los hombres, 57% de las mujeres).

Después del confinamiento, más de la mitad de los encuestados (56%) planea comer más saludablemente pero sólo el 18% quiere ponerse a dieta.

Otra consecuencia del confinamiento es que el 42% de los encuestados informan de que han tenido "tensiones o discusiones acaloradas" con sus cónyuges sobre el reparto de la carga de la preparación de la comida y el 41% ha tenido discusiones sobre el contenido del menú.

Dentro de la pareja, son principalmente las mujeres las que preparan la mayoría de las comidas: el 71% de las francesas en pareja declara que prepara la mayoría de las comidas en los hogares confinados, mientras que sólo el 21% de los franceses en pareja participan más en la preparación de las comidas que antes del confinamiento.

Este estudio del Ifop se realizó mediante un cuestionario online del 24 al 27 de abril de 2020 con una muestra de 3.045 personas, representativa de la población de 18 años o más que vive en Francia metropolitana.

El confinamiento pasa factura a la vida sexual de los franceses

El instituto de encuestas también está detrás de otro estudio, esta vez para el sitio web de consulta online de médicos sexólogos Charles.co. Y contrariamente a lo que se podría imaginar, las semanas de encierro no fueron sinónimo de una explosión de la libido, sino todo lo contrario.

La frecuencia de las relaciones sexuales disminuyó. El 44% de los encuestados dijeron que no tuvieron nada de sexo durante el encierro, en comparación con el 26% en circunstancias normales.

Por supuesto, este porcentaje es mucho más pronunciado entre los solteros. El 87% de ellos han declarado no haber tenido ninguna relación sexual en cuarentena, en comparación con el 21% de las personas en pareja.

Otra lección de este estudio es que la masturbación sigue presente. Sin embargo, esta práctica no conciernen de igual modo a toda la población, ya que sigue siendo mucho más popular entre la población masculina.

Además, la constante cohabitación con el cónyuge u otros miembros de la familia a causa del confinamiento, "ha reducido los momentos de intimidad en los que se puede dar rienda suelta a estos placeres solitarios". Por último, pero no menos importante, las ventas de juguetes sexuales no se han disparado.