Última hora
This content is not available in your region

Hoteles y Airbnb planean protocolos de limpieza exhaustiva y robots para superar la crisis del COVID

Hoteles y Airbnb planean protocolos de limpieza exhaustiva y robots para superar la crisis del COVID
Derechos de autor  AP Photo/Miguel Morenatti
Tamaño de texto Aa Aa

A medida que se alivian las restricciones del confinamiento en varios países europeos, muchos en la industria de los viajes esperan que, con normas de limpieza y de distanciamiento social más estrictas, el negocio pueda continuar de una forma nueva.

Nicolas Vigier, cuya agencia gestiona 60 apartamentos de Airbnb, dice que poco a poco le están llegando demandas de alquiler para el verano en el sur de Francia.

"Antes de la crisis, nuestros clientes eran entre un 90 y 95 por ciento extranjeros. Teníamos muy pocos franceses reservando nuestros apartamentos", dijo Vigier. Pero ahora la demanda procede en su integridad de Francia.

Las reservas nacionales de Airbnb en Holanda y Dinamarca se sitúa también en el 80 y el 90 por ciento, respectivamente, dijo la empresa.

Vigier dijo que en Francia no pueden confirmar las reservas, ya que las personas no pueden viajar aún más allá de 100 kilómetros de sus hogares, pero la demanda es un rayo de esperanza para una industria que ha sido una de las más afectadas por la pandemia.

Impacto severo y repentino

"El negocio de Airbnb ha sido duramente golpeado, y se prevé que los ingresos de este año sean menos de la mitad de lo que ganamos en 2019", dijo Brian Chesky, director ejecutivo de Airbnb, al anunciar la semana pasada recortes de personal en la empresa.

La bajada fue abrupta. Por ejemplo, en Francia, no fue hasta que el Gobierno francés anunció las medidas confinamiento a mediados de marzo que Vigier vio una caída significativa en la demanda de apartamentos de Airbnb, dijo.

La empresa estadounidense que rastrea las cifras de oferta y demanda del sector turístico STR estima que los hoteles que aún están abiertos a nivel mundial se encuentran a menos del 30 por ciento de ocupación. En muchos países europeos, los pocos hoteles que todavía están abiertos están sólo al 10 por ciento.

El director general del hotel Marriott, Arne Sorenson, dijo que el pasado mes de marzo con la crisis del coronavirus "no se parece a nada de lo que hemos visto antes".

"Para una empresa que tiene 92 años, que ha sido testigo de la Gran Depresión, de la Segunda Guerra Mundial y de muchas otras crisis económicas y globales, eso quiere decir algo", añadió.

"El COVID-19 está teniendo un impacto más severo y repentino en nuestro negocio que el 11 de septiembre y la crisis financiera de 2009, juntos".

La cadena hotelera Marriott sufrió una disminución del 90 por ciento del negocio en China desde el inicio del brote, dijo el CEO en marzo.

Restablecer la confianza de los clientes en medio de una crisis mundial

Airbnb ha anunciado un nuevo protocolo de limpieza para los anfitriones que se lanzará en mayo y que incluye un programa de aprendizaje y certificación.

El protocolo también ayudará a espaciar las reservas de acuerdo con las directrices de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos que requieren establecer 24 horas de diferencia entre las personas que entran en una habitación.

"Los anfitriones tendrán acceso a materiales educativos de limpieza respaldados por expertos y recibirán apoyo para demostrar que se toman en serio la limpieza y la prevención", dijo Airbnb en un comunicado.

Estas nuevas directrices serán el cambio más "drástico" para su trabajo diario, dijo Vigier. Significa que tendrán que preveer tres días entre las reservas.

Los hoteles están instituyendo políticas de limpieza igualmente estrictas.

Un portavoz del Marriott dijo que el hotel está agregando a sus protocolos de limpieza "la exigencia de que el espacio público y las superficies de las habitaciones sean tratadas a fondo con desinfectantes de grado hospitalario".

La compañía también está probando "pulverizadores electrostáticos" para desinfectar áreas enteras comunes.

"La preocupación parece estar en torno a la reconstrucción de la confianza del consumidor", dijo Mark Ashton de la Escuela de Hostelería y Gestión de Turismo de la Universidad de Surrey.

Dependerá de "mejores estándares de limpieza" y de una "reducción de los puntos de contacto" como los mandos a distancia.

Que alguien elija un hotel o Airbnb, "depende de la confianza con el consumidor en cuanto a si percibe que una cadena de hoteles o un hotel independiente tal vez va a ser más fiable en cuanto a un mayor nivel de limpieza y saneamiento", dijo Ashton.

AP Photo/Eugene Hoshiko
La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, intenta operar un robot de limpieza en el vestíbulo de un hotel.AP Photo/Eugene Hoshiko

¿Una posible recuperación?

Un portavoz de Airbnb Francia dijo que había aumentado el número de personas en el sitio web que buscan opciones para las vacaciones de primavera y verano cerca de casa.

"Viajar en este nuevo mundo será diferente, y tenemos que evolucionar Airbnb en consecuencia. La gente querrá opciones que estén más cerca de casa, sean más seguras y más asequibles", escribió el director general de Airbnb Chesky en una nota a sus empleados.

Mientras tanto, Marriott International dijo que lentamente estaban viendo un aumento en las tasas de ocupación en China, incluso durante las vacaciones de abril, donde algunos hoteles alcanzaron una ocupación del 60%.

"Tomará un tiempo para que las cosas se recuperen", dijo Ashton. Pero hay "potencial para que los hoteles consideren el aumento de la automatización y el paso a lo digital" que podría "acelerar la adopción de ese tipo de tecnología".

Es un área en la que Airbnb ya tiene ventaja debido a la capacidad de registrarse con una aplicación y estar en contacto con un huésped a través de mensajes en lugar de en persona.

Vigier dijo que solían tener a alguien que saludara a cada huésped que se quedaba en un apartamento, pero permitir que los huéspedes recojan las llaves en una caja o en su agencia será un cambio fácil.

En un hotel lleno de gente, podría ser más difícil. Pero Ashton ya se imagina la inclusión de robots para ciertas acciones como llevar las maletas, el servicio de habitaciones o la desinfección de áreas.

Espera que los cambios digitales se implementen rápidamente.

"Habrá algunos cambios fundamentales", aseguró.