Última hora
This content is not available in your region

Casi un 40% de nuevos teletrabajadores por la crisis del coronavirus en la Unión Europea

euronews_icons_loading
El confinamiento ha obligado a teletrabajar a millones de asalariados
El confinamiento ha obligado a teletrabajar a millones de asalariados   -   Derechos de autor  Petr David Josek/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Nos ha cambiado tanto la forma de vivir como nos cambiará la forma de trabajar.

El confinamiento por el coronavirus ha obligado a teletrabajar a casi el 40% de los asalariados en la Unión Europea (UE). Bélgica, Holanda y Luxemburgo están entre los Estados miembros que más trabajadores tienen conectados desde sus casas. Rumanía, Grecia y Croacia entre los que menos, según un estudio de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound).

Algunos expertos afirman que el teletrabajo formará parte intrínseca de la denominada como "nueva normalidad" aunque las empresas tendrán que adaptarse.

"Este viejo modelo jerárquico con el que hemos estado viviendo el siglo pasado, es válido en la era industrial nacional. Sin embargo, no es adecuado para la era digital global que es en sí misma, mucho más fluida, mucho más flexible y mucho más descentralizada’, comenta la asesora alemana experta en teletrabajo", Joana Breidenbach.

"La cultura se desarrolla y evoluciona, es algo diferente, menos del ordeno y mando. La cultura es donde somos adultos, donde se espera que uno haga un trabajo. La gente dejará de controlar la entrada, el tiempo que pasas en la oficina para ir viendo cuál es el valor del trabajo que entregas. Pienso que realmente es algo bueno", dice el fundador de TomorrowToday Global, Dean Van Leeuwen.

Sin embargo, el teletrabajo también genera inquietud para saber cómo serán las relaciones laborales entre las empresas y los empleados que trabajan desde sus casas.

"Ellos también necesitan ser mucho mejor comunicadores porque cuando uno trabaja a distancia sin tener ni unas estructuras fijas, ni unos procesos que nos digan qué hacer cada segundo del día, tenemos que comunicar de forma transparente y muy abierta con los demás para que el trabajo se haga de forma eficaz", insiste Breindenbach.

No hay duda de que trabajar desde casa tiene sus ventajas, también sus inconvenientes. Aunque cada vez más empresas facilitan el teletrabajo, muchas muestran tienen reticencias.

"Hacen falta límites claros, y el trabajador tiene que poder controlar mucho más estos límites. Tiene que haber más confianza, y por esta razón los empresarios tienen que confiar más en sus trabajadores a la hora de fijar los objetivos. No se trata de contar cada tecla que tocan. No necesitan ser supervisados ni vigilados", añade la vicesecretaria general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), Esther Lynch.

El teletrabajo es una herramienta útil aunque su futuro está por descubrir.