Última hora
This content is not available in your region

Martínez-Almeida: “Madrid está preparada para pasar a la fase uno”

Martínez-Almeida: “Madrid está preparada para pasar a la fase uno”
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Madrid ha sido la zona cero de la pandemia en España y ahora, junto a algunas zonas de Castilla-León y Cataluña, es el territorio donde más tarde se está iniciando la desescalada. La situación, además, ha provocado un duro enfrentamiento entre el Gobierno central y el regional. El alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida se alinea con su compañera de partido y presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz-Ayuso: “Madrid está preparada para pasar a la fase uno”.

La región ha vuelto a solicitar al Ejecutivo de Pedro Sánchez el avance en la desescalada, que, en caso de una luz verde, se iniciaría el lunes 25 de mayo. Martínez-Almeida sostiene que ya estaba lista cuando se pidió en una primera ocasión, el seis de mayo: “nosotros tenemos todos los escenarios previstos en cada momento para poder pasar de fase porque para nosotros es importante poder afrontar ya la crisis económica y la emergencia social en la que estamos inmersos”.

Los datos avalan la tesis del regidor. Sectores clave como la hostelería y el turismo, que suponen cerca del 12% del PIB están en caída libre. La región ha hecho un estudio reciente que predice una caída del PIB del 17& y la pérdida de 1,1 millones de empleos. El consistorio de la capital ha anunciado una rebaja de los impuestos municipales de casi 68 millones de euros. Pero hay una premisa previa para recuperar la actividad, “seguridad”, asegura Martínez- Almeida, “a todos los turistas y gente que quieran utilizar la hostelería” para que entiendan que Madrid “no va a ser una ciudad insegura ni se van a producir rebrotes”. Además, también se compromete a “echar una mano” a la hora de atender las necesidades específicas para generar esa confianza.

Coordinación con otras ciudades europeas

La falta de comunicación entre los países ha sido una de las causas de la expansión de la pandemia. Por el momento, el alcalde ha mantenido reuniones con homólogos de todo el mundo. Con los de Berlín, Londres o París, la comunicación es más frecuente. A falta de conclusiones entre los diferentes equipos de trabajo, hay un punto de partida compartido y es que “queremos ir hacia una ciudad en la que no sea necesario hacer desplazamientos tan largos, en la que todo pueda tener un carácter más próximo y por tanto que mejore la calidad de vida, que mejore la accesibilidad y que al mismo tiempo permita preparar a la ciudad en mejores condiciones para un eventual rebrote u otro tipo de pandemia”.

El jueves entra en vigor en España la obligación de llevar mascarillas en lugares cerrados y cuando no se pueda garantizar la distancia de seguridad de dos metros. Como el resto de territorios y países, la capital sufrió una falta de abastecimiento por la saturación y la deslocalización de los fabricantes. Martínez-Almeida asegura que van a ayudar a los sectores más vulnerables y que se han repartido “1.300.000 mascarillas entre personas mayores de 65 años que viven solas o con menores de su cargo”.

Los cerca de 28.000 muertos oficiales que ha provocado la pandemia en el país no ha evitado que España vuelva a mostrar su peor cara. El enfrentamiento político es más frecuente que el debate y el alcalde se ha querido alejar de ese entorno bronco. A pesar de ello, califica a la actuación del Gobierno de “mejorable” entre otras causas, “por el retraso de suministros de material a los sanitarios”. Las competencias en Sanidad correspondían a las comunidades autónomas hasta el 14 de marzo, cuando se decretó el estado de alarma.

Madrid es también el epicentro de las protestas contra el Gobierno, en uno de los barrios más ricos de la capital, el de Salamanca. Martínez-Almeida insiste en la legitimidad de las protestas y en que “lo que a mí me preocupa es que los gobiernos no tengamos las respuestas suficientes ante esa protesta o que los gobiernos pretendamos estigmatizar las protestas pacíficas que se puedan producir o entender que obedecen únicamente a un determinado grupo de personas por sus características sociales”.

El ejemplo institucional

El ayuntamiento de Madrid es una especie de oasis ante el tono grueso predominante en el Congreso de los Diputados. La oposición de Mas Madrid ha mantenido la lealtad, lo que ha mejorado la imagen de la capital y también ha facilitado el alto nivel de popularidad del que goza el alcalde según varias encuestas. Además, se ha diferenciado mucho de la estrategia de la formación de Martínez-Almeida en la Cámara Baja, el Partido Popular. Pero la conclusión es tajante: “la diferencia está en quien está al frente del Gobierno”.

El último CIS sitúa a los políticos como uno de los principales problemas del país, una valoración que probablemente variaría con un diálogo más conciliador. El regidor no pierde la esperanza “Yo creo que Madrid siempre ha sido prólogo de muchas políticas que luego se han aplicado en el conjunto de España, y por tanto yo creo que es posible que lleguemos a ese clima de entendimiento”.

No obstante, el consistorio también tiene sus tensiones internas. El apoyo de la extrema derecha que se ha mostrado cuando menos incómodo, como ocurrió durante el homenaje a las víctimas de la violencia machista con un encontronazo entre el alcalde y el portavoz de Vox en Madrid, Javier Ortega-Smith. La formación ha pedido la dimisión de la vicealcaldesa, de Ciudadanos, por sus críticas a las caceroladas, que cuenta con la confianza del regidor: “no tengo la menor duda de la lealtad de Begoña Villacís ni creo que tiene ninguna razón para Martínez-Almeida señala que la covid-19 ha puesto en duda “la seguridad en la que vivíamos” y ha mostrado “nuestra fragilidad como sociedad”. La consecuencia del confinamiento será “una mayor exigencia de los ciudadanos a las instituciones” ya que han cumplido con un difícil compromiso. “Somos los políticos los que nos tenemos que acercar a la sociedad, no al revés”, concluye.