Última hora
This content is not available in your region

Madrid reabre los bares: "Para los pequeños negocios es una ruina absoluta"

Un empleado limpia el establecimiento ante la reapertura del local
Un empleado limpia el establecimiento ante la reapertura del local   -   Derechos de autor  Paul White/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Ainhoa lleva sin trabajar desde que España declaró el estado de alarma. El pasado 14 de marzo, el restaurante en el que llevaba casi un año como camarera en Madrid cerró de golpe y ella quedó al amparo de un ERTE. No le especificaron ni cuando volvería, ni en qué condiciones.

Este viernes, con el Gobierno anunciando el cambio de fase de Madrid, dando la posibilidad a reabrir bares y restaurantes, Ainhoa recibió un mensaje en el móvil: “Abrimos el 18 de junio y vuelves a trabajar”. Ella se considera afortunada ya que tan solo el 5% de los bares y restaurantes en la capital podrán dar servicio.

Además, la mayor parte de sus compañeros seguirán en ERTE hasta nuevo aviso, de los 30 que trabajan en este céntrico restaurante solo 8 volverán al trabajo. Las restricciones impuestas por el Gobierno ponen difícil a los hosteleros llegar a fin de mes. “Dentro de la incertidumbre en la que está sumida el sector, yo por lo menos tengo fecha de reincorporación, pero esto está siendo una sangría”, asegura.

La forma en la que trabajaban ha cambiado radicalmente. “El restaurante reabre con su capacidad reducida a la mitad, con lo cual, también se incorpora menos de la mitad del personal. Los que sí que podemos trabajar, lo hacemos con una reducción drástica de jornada. El resto de las horas que solíamos trabajar las seguimos teniendo en ERTE”, nos explica Ainhoa.

Para los pequeños negocios, las restricciones pueden suponer la ruina absoluta
Ainhoa
Camarera

Su nueva jornada tan solo tendrá 20 horas semanales y al restaurante se le impone una restricción en los horarios de apertura. Cada empleado se tomará la temperatura al llegar y hará lo propio con todos los clientes que pisen el establecimiento. Si a esto se le suma la reducción del aforo, acaba suponiendo una limitación económica a la que muchos establecimientos no podrán hacer frente.

“Quizás en mi caso es más improbable que cierren el restaurante y me quede en paro, porque pertenecemos a un grupo empresarial, pero para los pequeños negocios esto puede ser una ruina absoluta. Está claro que con la crisis que se nos viene encima, muchos negocios no funcionarán y tendrán que cerrar”, sintetiza.

España pierde 5.000 millones cada semana

Según el último estudio de Exceltur, la asociación turística que aúna a las principales empresas del sector, España pierde 5.000 millones de euros por cada semana de fronteras cerradas. Tras el anuncio de Pedro Sánchez este sábado en el que daba luz verde al turismo extranjero, la industria cree que puede salvar parte del periodo estival.

Sin embargo, en palabras de José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, el coronavirus ha arrasado un sector esencial para la ciudad. Hace un año, en el mes de abril, la capital registró 866.770 turistas que dejaron un gasto en la comunidad de 833 millones de euros. Ante las cifras de este mes, que considera “nulas”, el alcalde ha fijado la recuperación del turismo en la capital para el año 2021.

En el hotel ME Madrid, en pleno centro de Madrid, trabajaba Alejandro González que asegura que los empleados del sector temen esta nueva crisis porque aún siguen arrastrando las consecuencias de la anterior. Una de ellas son los contratos temporales.

Estalló la pandemia, el estado de alarma y me congelaron el contrato. Así que ahora estoy en un limbo.
Alejandro González
recepcionista

Como su contrato temporal antes de la pandemia acababa en tres meses, decidió darse de baja en el hotel para irse a otro en el que le ofrecían dos años de contrato. “Estalló la pandemia, el estado de alarma y me congelaron el contrato. Así que ahora estoy en un limbo. Me dijeron que intentarían mantener mi contrato una vez se estabilizase todo, pero no es seguro y ahora mismo tengo cero ingresos”, asegura.

“Si consiguen abrir en julio, será al 50% de su capacidad, con lo cual, no van a necesitar tantos empleados para gestionar el hotel. Sin duda, el hecho de que el coste de despido de los contratos temporales sea ínfimo, facilitará los despidos en el sector”, añade Alejandro.

España: la excepción europea

La pronta reapertura de los locales de hostelería y restauración en España contrasta con las fechas que han establecido el resto de países europeos. Francia, Reino Unido y Alemania han dado prioridad a la reapertura de escuelas y centros educativos antes que los bares. Una decisión que sorprende a muchos ya que ven estos establecimientos como un foco de contagio.

En Francia, un país en el que los ciudadanos ya pueden desplazarse a 100km de su lugar de residencia, Macron anunciará a finales de este mes cuándo abrirán los locales de restauración. Pero la intención es que no lo hagan antes del 2 de junio.

Mientras, Reino Unido tiene previsto que las escuelas abran un mes antes que los pubs, hoteles y restaurantes, que se verán obligados a esperar hasta julio para abrir la persiana.

Por su parte, Alemania fue uno de los primeros en reanudar las clases. Los niños pisaron las escuelas por primera vez tras la pandemia el 4 de mayo. Aun así, el Gobierno alemán aún no ha fijado una fecha para la apertura de los bares.