Última hora
This content is not available in your region

El difícil regreso de la industria del cine

Una sala de cine vacía
Una sala de cine vacía   -   Derechos de autor  Cleared
Tamaño de texto Aa Aa

El coronavirus está teniendo un efecto devastador en la industria del cine, ya que las taquillas de todo el mundo se enfrentan a la pérdida de miles de millones, y los paros en los rodajes han dejado sin trabajo a miles de personas en un sector mayoritariamente independiente.

Las fechas de estreno también se han visto afectadas. La última película de James Bond, ‘No Time to Die’, fue pospuesta hasta el final de este año, mientras que el remake en imágenes reales de Mulan, de Disney, no estará en las pantallas hasta julio.

Pero algunos estudios han tomado un rumbo diferente: ‘Trolls 2: Gira Mundial’, de Universal se estrenó en las plataformas digitales a principios de este mes, y ganó casi 100 millones de dólares (91,9 millones de euros) en sus primeras tres semanas, una cifra más alta que la que obtuvo la película original de los Trolls en cinco meses de exhibición en los cines, según The Wall Street Journal.

"La clásica cadena de cines está en problemas , pero ya estaba en problemas de todas formas", explica a Euronews el responsable de efectos visuales ganador de un premio Emmy, Doug Larmour (‘The Alienist’; ‘El Renacido). "Muchas de las producciones más pequeñas están optando por servicios de streaming. Para la gente que posee el servicio de streaming, eso es genial, pero no son los 10 dólares que se pagan en el cine”, asegura.

El problema con la pandemia, según Larmour, es que algunas personas pueden ser "menos propensas" a ver nuevas películas en el cine a pesar de que las estrictas medidas de confinamiento comienzan a relajarse. Esto fue algo ampliamente comprobado en los días previos al encierro en algunos sitios e Europa, y mostró que la caída en picado de las ganancias en la taquilla se debía a una reticencia por parte de los cinéfilos.

La distancia social y el cine

Oliver Meek, director ejecutivo del Cine Río de Londres, ha anunciado que ya se estaba trabajando para preparar una reapertura en la que se mantuviera la distancia social.

El cine independiente de Dalston, donde la sala principal tiene 400 asientos en un auditorio de los años 30, ha estado planeando varios escenarios diferentes para la vida después del cierre.

"Estamos buscando formas de asignar los asientos para que todo el mundo pueda estar a dos metros de distancia", afirma Meek a Euronews.

"Esto podría significar que tenemos que escalonar a la gente que entra, lo que los mantiene más tiempo en la puerta. Entonces necesitaríamos proyectar más trailers. Queremos que la gente se sienta segura y cómoda, así que esperamos que el gobierno dé algunos consejos detallados sobre esto".

Los cines de otros países también buscan soluciones creativas. Una sala en Italia tomó la decisión cuando comenzó la desescalada para trasladar las proyecciones al exterior creando un autocine para varios cientos de coches.

El Ayuntamiento de Madrid, sin embargo, ha financiado un cine móvil para que la gente vea películas desde sus balcones. Y en Vilnius, el aeropuerto ahora alberga un enorme autocine.

Pero no todo son malas noticias. Sí, el distanciamiento social probablemente tendrá un mayor impacto en los ingresos de taquilla, pero Larmour sugiere que muchas películas de más presupuesto se seguirán estrenando en la gran pantalla.

Ejemplos de estos éxitos podrían incluir los estrenos considerados "grandes eventos", dijo Larmour, como cualquier producción del Universo Marvel o de la franquicia 007.

Nadie está filmando en este momento

Mientras tanto, se estima que cerca de 200.000 personas han perdido sus empleos debido a la pandemia, un efecto que podría prolongarse mientras se realizan cambios en la industria.

"El gran problema es que nadie está rodando en este momento", dijo Larmour. "Creo que están empezando de nuevo en Suecia y Dinamarca, pero no hay nadie trabajando en el Reino Unido, Estados Unidos. y la mayor parte de Europa continental”.

‘The Last Duel’ de Ridley Scott, ‘Shang Chi’ de Marvel, y ‘Samaritan’ de Julius Avery son sólo algunas de las producciones que han sido suspendidas por la covid-19.

Respecto a los que se podría aprender del resultado de la huelga de guionistas de 2007-08, por la que se frenó la actividad en Estados Unidos durante 100 días,- Larmour señaló el retraso producido por el parón de una de las atapas de producción. “Supuso que no se filmar nada, luego hubo escasez de trabajo. Habrá un retraso ahora también así que no habrá trabajo en un par de meses para la post-producción."

"Me llevó una hora perder mis contratos”

La diseñadora de producción y directora de arte Blair Barnette (‘Turistas’, 2012) ha detallado a Euronews que solo fue necesaria "una hora" en un día a mediados de marzo para que sus cuatro próximos proyectos fueran cancelados.

"Son casi 40.000 libras (46.000 euros) que desaparecieron en el aire. Como soy freelance, no tengo títulos de valores ni opciones, así que me quedé inmediatamente en el paro sin previo aviso y sin más dinero en mi cuenta".

Barnette dijo que le tomó un par de días para que "cundiera el pánico" al darse cuenta de que la naturaleza de su trabajo significaría que podría estar sin empleo por lo menos otros cinco meses. "Mucha gente no tiene un amortiguador, ya que es bastante difícil mantenerse en el punto álgido para la mayoría de la gente de la industria del cine. Así que muchos no tienen ahorros, pero si muchos gastos, por lo que necesitan estar trabajando.”.

"El estrés siempre está ahí para que en llegue el dinero. Veo que esto lleva a la bancarrota a mucha gente o que obliga a las empresas a cerrar, lo que supone una dificultad para muchos de los independientes."

Los rodajes no serán lo mismo

Tanto Barnette como Larmour están de acuerdo en que el proceso de producción y la industria en su conjunto tendrán que cambiar a medida que se recupere.

Para Barnette, la industria no verá un "regreso a los años previos", sino son posibles "más protocolos y redes de seguridad.

Oliver Meek
Cine Rio en LondresOliver Meek

Larmour es de la misma opinión, el rodaje "no sería lo mismo" debido al distanciamiento social, mientras que a los trabajadores que regresen se les podría exigir que llevaran máscaras y realizaran pruebas de COVID-19 al llegar cada mañana.

"No vas a tener grandes multitudes y no necesitarás tantos extras porque no se podrá filmar eso. En cuanto a las restricciones, habrá más personal médico, más limitaciones en lo que se puede llevar al set en y en cómo interactuar con los actores. Si un actor enferma, toda la producción estará en problemas.”

Respecto a la post-producción, Larmour dijo que era "realmente sorprendente" la rapidez con la que la industria ha sido capaz de pasar montaje remoto, a pesar de ser mostrar generalmente preocupación por la confidencialidad.

Pero con el trabajo en marcha parado, los estudios han "roto el obstáculo" y la edición desde casa podría ser más aceptada en el futuro.

Los estudios demandarán contenido

Un gran avance en la creación de nuevos contenidos podría aumentar la demanda y causar un auge en la creatividad cuando la normalidad comience después del cierre.

"Los servicios de streaming están pidiendo a gritos contenido", dijo Larmour, "todo el mundo volverá a pedir a gritos contenidos, tenemos mucha suerte en el Reino Unido y Europa en muchos sentidos porque es un lugar muy atractivo para rodar".

También podría haber “mucha prisa" por filmar durante los meses de verano - un momento privilegiado para el rodaje debido a las largas horas de luz solar, y una época del año más barata.

Pero, ¿qué significa esto para los que están justo al principio del proceso de rodaje, es decir, los guionistas?

Según Gordy Hoffman, fundador de la Competición de Guiones de BlueCat, una sensación de "tiempo desestructurado" en medio del encierro podría llevar a los escritores a ejercer una gran presión sobre sí mismos.

Hoffman, guionista de ‘Dog Bowl’ (2012) y ‘Love Liza’ (2002), señaló entonces la anécdota familiar de Shakespeare usando la cuarentena en medio de los encierros por plagas de principios del siglo XVII para escribir ‘El rey Lear’.

"Siento que los escritores se presionan a sí mismos en tiempos normales, la idea de que los escritores tienen deberes para el resto de sus vidas, así que con todo este tiempo desestructurado, hay aún más presión para escribir El Rey Lear. Cualquier lucha emocional que un escritor pueda estar enfrentando normalmente es ahora peor."

¿Hay alguna ventaja que se pueda sacar del confinamiento?

Sí, según Barnette, quien notó que "la creatividad está saliendo de la nada. La gente realmente tiene tiempo para hacer y hacer cosas, extendiéndose en foros a los que nunca se habrían acercado".

"Las mamás se están inscribiendo en TikTok e inmediatamente consiguen miles de seguidores, la gente está haciendo cenas y artesanías con sus hijos. Haciendo jardinería, pintando, haciendo cosas que nunca pensaron que tendrían tiempo de hacer. Eso es algo hermoso de ver crecer y no creo que termine una vez que se nos permita salir.”

Blair Barnette
Blair Barnette ha perdido sus contratos como consecuencia de la pandemiaBlair Barnette

En cuanto a los guionistas, Hoffman dijo que la demanda de historias puede estar en aumento, pero esta demanda también será de contenidos que "hablen de los valores con los que nos hemos reconectado" durante el encierro. "La gente se ha mirado en el espejo de una manera que no ha sucedido en la vida de nadie y esto cambiará lo que queremos de nuestros narradores. Necesitaremos risas y lágrimas, pero el público querrá honestidad y detalles del trabajo de los escritores."

Terminando con algunos consejos para aquellos que quieran crear durante la cuarentena, Hoffman recomienda: "Recuerden por qué empezaron. Todos empezaron en algún lugar. ¿Quién eras tú en ese entonces? Esa persona todavía está dentro de todos nosotros. Es un buen momento para redescubrir lo que nos hace agradecidos y mantener nuestras mentes alejadas cuando nuestras carreras se sientan cómodas. Concéntrese en cómo su historia será útil para su público. Hazte útil. Escribe para alguien más.

"Si recordamos por qué las historias significan algo para los seres humanos, es fácil dejar nuestros 'desafíos' y empezar a escribir”, concluye.